Así es como salvan vidas los dispositivos electrónicos de los autos

Los sistemas electrónicos terminan por salvar vidas en los autos modernos, conócelos y mira cómo funcionan
Así es como salvan vidas los dispositivos electrónicos de los autos
Imagen ilustrativa
Foto: Pixabay

En los últimos tiempos, cuando hablamos de “dispositivos electrónicos” en un auto, de inmediato nos enfocamos en asuntos como la conectividad, pantallas e infoentretenimiento, pero en esta ocasión el tema es mucho más básico.

Hablamos de esos recursos electrónicos que nos ayudan en el manejo, que solucionan nuestros errores al volante y evitan accidentes cuando es posible, mismo que hoy en día están presentes en prácticamente cualquier modelo en venta.

Estos equipamientos se dividen en dos, los activos y pasivos, los primeros corresponden a los que nos ayudan a controlar el vehículo, a tener un mejor frenado, manejo y estabilizan el auto en diferentes circunstancias.

Como su nombre lo dice, el ABS evita que las ruedas se bloqueen cuando se frena a fondo como ocurría en el pasado, lo que evita que el auto continúe de frente durante el frenado y permite que el conductor tenga el control sin dejar de frenar como pasaba en los años 60 o 70 que había que “bombear” para recuperar el control, mientras que el EBD es un apoyo o subsistema que define cuánta fuerza de frenado hay que poner en cada rueda y evitar que el auto se cruce por la transferencia de masas y haga el famoso “efecto martillo”.

Los elementos pasivos se enfocan en la estabilidad del vehñiculo y ahí encontramos el ESP o Programa de Estabilidad Electrónica que cuenta con el Control de la Tracción  (TCS o ASR, según el fabricante).
Estos sistemas lo que hacen, como su nombre indica, ayudar a la estabilidad a que el auto no pierda tracción o patine y esto lo hacen equilibrando las fuerzas, por ejemplo el ESP por medio de un chip verifica que la dirección del volante sea la que lleva el auto y de no ser así, aplica frenado selectivo en las ruedas necesarias para corregir. A la par de este, el Control de la Tracción equilibra el torque del motor para evitar que la potencia enviada al piso haga que el auto derrape.

También aquí se suman dispositivos como el Torque Vectoring, que de manera electrónica define la cantidad de torque que el motor debe enviar a cada una de las ruedas y así igualar la fuerza de giro de cada rueda.

A estos sumamos los que se han instaurado con el crecimiento del mercado de las SUV como el control antivuelco, estabilizadores de pendiente, controles de carril, detectores de cansancio o sueño.

Todos estos sistemas salvan vidas y han superado por mucho la época en la que lo único que se podía hacer era ajustar el cinturón de una sola posición, y ser casi un profesional del volante.