Concejo de NY persiste a que Legislatura reinstaure programa de cámaras de control de velocidad

Corey Johnson dice que no descansará hasta que los republicanos del Senado aprueben expandir la iniciativa dirigida a salvar vidas en las zonas escolares.
Concejo de NY persiste a que Legislatura reinstaure programa de cámaras de control de velocidad
Los concejales se han mostrado firmes en demandar que el programa se extienda.

NUEVA YORK.- El Concejo Municipal realizó este miércoles una audiencia de emergencia para analizar la crisis causada por el fracaso del Senado estatal de reautorizar las cámaras de velocidad en las zonas escolares vitales de de la ciudad antes de que expiraran el 25 de julio.

“Es casi surrealista encontrarnos hoy aquí de nuevo pidiendo a los republicanos en el Senado estatal que simplemente hagan su trabajo y protejan a los escolares neoyorquinos, pero no permitiremos que la obscenidad de su fracaso nos impida tomar medidas. Haremos lo que podamos”, dijo el presidente del Concejo, Corey Johnson.

Un informe completado por el Departamento de Transporte de Nueva York (DOT) descubrió que mientras estuvo en vigor el programa, en las intersecciones con las cámaras de velocidad, el exceso de velocidad se redujo en un 63%, lo que provocó menos accidentes y menos peligrosas.

Johnson subrayó durante la audiencia que no descansará hasta que los republicanos del Senado actúen y regresen a Albany para extender y expandir las cámaras de velocidad que salvan vidas en las zonas escolares.

Paralelamente el alcalde Bill de Blasio dijo que a raíz de que el programa de cámaras de control de velocidad se suspendió, más de 132,000 conductores fueron notificados circulando a velocidades peligrosas.

“En poco más de dos semanas desde que las cámaras dejaron de emitir citaciones, decenas de miles de conductores pasaron rápidamente de las escuelas. Peor aún, debido a la inacción del Senado estatal, estos conductores no tendrán absolutamente ninguna consecuencia por este comportamiento letal”, dijo De Blasio.

El programa Camera Zone Speed ​ de la ciudad expiró el 25 de julio luego de que el Senado de Nueva York no lo reautorizara. El Concejo pedirá que se renueve el programa antes de que comiencen las clases en septiembre y explorará formas adicionales para combatir la conducción imprudente, se dijo en la audiencia

Los defensores dijeron en la audiencia que las cámaras también han servido para identificar a algunos de los conductores más imprudentes de Nueva York. Más del 80% de los conductores que recibieron un ticket de las cámaras por cruzarse con luz roja no recibieron una segunda multa; En cambio, redujeron la velocidad, reduciendo los accidentes y salvando vidas. Pero 26,000 conductores (alrededor del 1%) recibieron al menos cinco infracciones emitidas por las cámaras durante el año pasado, por exceso de velocidad en las zonas escolares o por luces rojas.

“Estamos a solo unas semanas del comienzo del año escolar y el Senado estatal aún no ha aprobado las cámaras de velocidad cerca de las escuelas de la ciudad. Su inacción es alarmante y preocupante”, dijo el concejal Ydanis Rodríguez, presidente del Comité de Transporte del Concejo.

Rodríguez destacó el rol de la organización Transportation Alternatives y el de las valientes familias que han perdido sus seres queridos a causa de conductores imprudentes, y que abogan por calles más seguras.

El concejal propuso a nombre del Comité de Transporte, una resolución instando a la Legislatura estatal a volver a autorizar el programa, junto con una legislación que combatiría la conducción imprudente y mejoraría la seguridad vial.

La resolución 268 patrocinada por los concejales Alicka Ampry-Samuel y Justin Lee Brannan insta a la  Legislatura que pase para la firma del gobernador los proyectos S.6046 / A.7798, que autorizaría el uso ampliado de cámaras de velocidad en la ciudad de Nueva York. Además que la legislación prevea sanciones y consecuencias por violaciones múltiples emitidas por las cámaras de velocidad por pasar la luz roja y requeriría que los médicos reporten condiciones de salud o incidentes que indiquen que un conductor está en alto riesgo de perder la conciencia o el control del vehículo.

El concejal Rodríguez presentó la Intro 322, una ley que haría que el DOT desarrolle y publicite una lista de verificación de elementos que promuevan la seguridad en las calles.

Entre tanto el concejal Brad Lander propuso que la Ciudad produzca un estudio anual sobre la conducción peligrosa para determinar qué conductas de manejo están asociadas con accidentes de tránsito, lesiones y muertes, y para hacer recomendaciones para reducir esa tendencia.