NY rechaza propuesta federal de dar fondos para armar maestros en escuelas

Padres de familia, estudiantes, políticos y activistas criticaron la iniciativa de la Secretaria de Educación federal de invertir para que los educadores puedan comprar armas
NY rechaza propuesta federal de dar fondos para armar maestros en escuelas
La madre Karina Petra se opone a armar a maestros

Luego de conocerse que la secretaria de Educación federal Betsy DeVos, estaría considerando dar luz verde a los estados para que usen fondos federales para armar a los maestros en las escuela, a fin de actuar ante eventuales tiroteos y proteger la vida de los estudiantes y el personal educativo, diferentes sectores en Nueva York rechazaron categóricamente la propuesta.

El plan federal pretende que DeVos use su discrecionalidad para destinar recursos del programa de Subvenciones de Apoyo Estudiantil y Enriquecimiento Académico en entrenamiento y dotación de armas a educadores. En lo que va corrido del año se han registrado 23 tiroteos y hechos con armas serios en escuelas de todo el país.

El canciller de Educación de la Gran Manzana Richard Carranza, fue de los primeros en manifestar su oposición a la iniciativa y criticó de plano las intenciones del Gobierno federal.

Necesitamos menos armas en las escuelas, no tener más. Necesitamos armar a los maestros con recursos para satisfacer las necesidades de nuestros estudiantes y las familias: ese es un mejor uso de los recursos federales, estatales y locales”, aseguró el canciller, quien tiene a su cargo más de 1,600 escuelas en la Gran Manzana. “En la ciudad de Nueva York trabajamos con el mejor departamento de policía del mundo para garantizar que nuestras escuelas estén seguras”.

El presidente del Concejo Municipal Corey Johnson, también levantó su voz de protesta contra el plan del Gobierno federal y no solo lo calificó como “una mala idea”, sino que cuestionó las motivaciones que hay detrás de semejante planteamiento.

Betsy DeVos debería estar avergonzada de sí misma, incluso por lanzar esta idea. Eso muestra que realmente no le importa encontrar soluciones a nuestros problemas de educación, sino que solo busca titulares baratos para apaciguar a la NRA (Asociación Nacional del Rifle)”, dijo el líder político. “Estoy triste por nuestros hijos y estoy triste por nuestro país. Honestamente, esto es vil“.

El jefe del organismo legislativo de la Gran Manzana agregó que la labor de los profesores es educar y no actuar como policías.
“Los maestros están allí para proporcionar educación, no para ser guardias de seguridad. Mantengamos los fondos de educación para la educación real, no para la compra de armas”, agregó Johnson. “Ese dinero debería destinarse a libros, tabletas, las últimas tecnologías de aprendizaje y otros recursos que mejoren la educación de nuestros hijos, y no proporcionar armas de fuego a los maestros no capacitados”.

El padre de familia Juan Orellana se opone a armar a maestros en escuelas

El teniente John Grimpel, vocero del Departamento de Policía (NYPD), recordó que la Uniformada neoyorquina no considera buena idea armar a los maestros y advirtió que el comisionado James O’Neill ha dicho que la prioridad de los maestros debe ser enseñar.

“Tener un arma es una gran responsabilidad. Hay problemas para proteger las armas, hay problemas con el entrenamiento, y eso lo hacen las autoridades, por lo que deberían dejar a las fuerzas del orden proteger a los niños de la ciudad de Nueva York”, agregó el Comisionado.

Padres rechazan propuesta

Los padres de familia también se oponen a la medida, como lo dejó ver Juan Orellana, quien aseguró que armar a los profesores es muy peligroso. “Esa es no es la manera de resolver las cosas. Eso solo generaría más violencia”, dijo el ecuatoriano, al tiempo que agregó que un buen plan es entrenar a los niños para actuar ante eventuales acciones violentas. “Los ‘drills’ sirven pero de paso hay que invertir en programas y talleres no en armas”.

Asimismo, Karina Petra, madre de dos estudiantes de escuela, se opuso al plan y lo calificó de irresponsable. “Los maestros deben educar no son policía y semejante idea no tiene ningún sentido y no sirve para nada en nuestras escuelas”, dijo la madre.

La propuesta federal surge luego de que en marzo pasado el Congreso aprobara un proyecto de ley de seguridad escolar que asignó $50 millones anuales en mejoras de seguridad en los distritos escolares locales, advirtiendo que no podían destinarse en adquisición de armas de fuego.

Después del tiroteo ocurrido el 14 de febrero pasado en una escuela de Parkland, Florida, donde un estudiante acabó con la vida de 17 personas, el presidente Donald Trump mencionó la idea de armar a los maestros y creó una comisión federal sobre seguridad escolar, que a finales de este año deberá emitir recomendaciones, y sigue cobrando fuerza entre ellas el plan de armar a maestros.

Una idea “demente”

El gobernador Andrew Cuomo calificó de “demente” el plan proveniente de Washington y pidió a la comisionada del Departamento de Educación del Estado (NYSED), MaryEllen Elia, que rechace el uso de fondos federales para comprar armas de fuego en cualquier distrito escolar de Nueva York.

Nueva York no puede ser y no será parte de esta locura. Haré todo lo que esté a mi alcance para evitar que las armas entren a nuestros salones de clase. Le escribo para pedirle que se una a mí en esta lucha”, dijo Cuomo en una carta enviada a la Comisionada del NYSED.

“Los informes de esta mañana indican que el presidente Trump y la secretaria de Educación, Betsy DeVos, están considerando disponer de fondos federales para comprar armas para maestros y administradores. Esta abrumadora propuesta, aprobada por la NRA, no haría nada para mantener a nuestros estudiantes seguros y en realidad pondría a nuestros niños en mayor riesgo, haciendo que las armas sean más accesibles en el peor lugar posible: nuestras aulas”, aseguró el mandatario, refiriéndose al plan como algo “enfermo”.

Cuomo mencionó que teniendo en cuenta que Nueva York ha aprobado las leyes de armas más duras del país, no permitirán que la Administración Trump cause un retroceso en el Estado.

En Nueva York, no vamos a permitir que nuestros hijos sean usados como peones para que el Presidente desvíe la atención sobre sus últimos reveses legales (…) el presidente quiere quitarle dólares federales a los estudiantes necesitados para llenar los bolsillos de la NRA y la industria de armas”, dijo el Gobernador, destacando que es responsabilidad del Gobierno federal mantener a las personas a salvo y no en riesgo. “A raíz de los recientes tiroteos en Parkland y Santa Fe, la gente en todo el país se está levantando y pidiendo una acción real sobre la seguridad de las armas de fuego, no armando a los maestros y poniendo más armas en las escuelas”.

En un comunicado conjunto, la comisionada Maryellen Elia y la canciller Betty Rosa de la Junta de Regentes, también manifestaron su oposición “rotunda” a la posibilidad de armar a los maestros. Si bien nada es más importante que la seguridad de nuestros niños, la forma de garantizar su seguridad es enfocarse en el desarrollo social y emocional y el bienestar y promover un clima escolar positivo. Poner pistolas en las aulas con los estudiantes es equivocado y peligroso”, dijeron las funcionarias. “No hay lugar en nuestras escuelas para armas, sin importar las intenciones”.

Una postura peligrosa

La defensora del pueblo Letitia James, aseguró que la Secretaria de Educación federal Betsy DeVos no tiene sentido de lo que es correcto para los estudiantes y los educadores y urgió a Washingotn que cambie esa peligrosa postura por inversión a favor de las escuelas.

“La respuesta a la violencia armada nunca es agregar más armas. En lugar de utilizar fondos federales para armas de fuego en nuestras aulas, deberíamos estar usando el dinero en libros y útiles escolares que se necesitan desesperadamente en muchos de nuestros salones”, dijo la Defensora.

Entre tanto, el contralor municpal Scott M. Stringer manifestó la misma línea de rechazo de otros líderes neoyorquinos a la propuesta de Washington y destacó que las únicas armas con las que se debe dotar a los educadores son incentivos, recursos y materiales didácticos para que su labor sea más exitosa.

“Deberíamos armar a los maestros con un mejor apoyo escolar, un desarrollo profesional de calidad, más suministros para el aula y mejores salarios, no armas de fuego. La violencia con armas de fuego ya es una epidemia en Estados Unidos; no podemos empeorar las cosas armando a los maestros”, dijo el funcionario, al tiempo que destacó que no se puede poner en riesgo a las escuelas solo por complacer a los defensores y promotores del uso de armas. “No quiero que mis hijos, ni cualquier otro niño, crezcan en el retorcido mundo de la ANR (Asociación Nacional del Rifle), guiados por los valores de la NRA y formados por las políticas de la NRA.