El problema de ICE con los grilletes electrónicos para inmigrantes

La Administración Trump ordenó que indocumentados deben portarlo cuando son liberados
El problema de ICE con los grilletes electrónicos para inmigrantes
Los grilletes son colocados por ICE.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Aunque Servicios de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) está colocando a miles de inmigrantes indocumentados grilletes con GPS, los resultados no están saliendo como esperaba.

Los monitores de tobillo de 5.5 onzas (155 gramos) a los que los inmigrantes llaman grilletes o grilletes electrónicos, ha dejado grandes ganancias para GEO Group, el segundo mayor contratista de prisiones privadas del país.

Sin embargo, los funcionarios del gobierno dicen que los dispositivos son efectivos para lograr que las personas se presenten ante un tribunal de inmigración, pero que dejan de funcionar una vez que comienzan los procedimientos de deportación.

La razón es que algunos simplemente se los quitan y desaparecen, de acuerdo con los abogados y las personas que usaron los dispositivos o ayudó a controlar a quienes los usan, reportó Associated Press.

Los defensores de los inmigrantes y expertos legales argumentan que los dispositivos, que se usan comúnmente para personas bajo libertad condicional penal, son inapropiados e inhumanos para las personas que buscan asilo en los Estados Unidos.

El Congreso estableció por primera vez el programa en 2002, aunque los monitores de GPS se hicieron más comunes a medida que las deportaciones aumentaban a niveles récord durante la administración del presidente Barack Obama, con un promedio de más de 385,000 anuales entre 2008-2012.

A principios de este año, las familias inmigrantes se separaron como parte de un programa de “tolerancia cero”, pero luego de el presidente Donald Trump suspendiera la política de separar a los niños de sus padres, ahora se detiene a los extranjeros y luego se les colocan monitores de tobillo.

A principios de julio, había casi 84,500 participantes activos en el Programa de Apariencia de Supervisión Intensiva de ICE, más que el triple en noviembre de 2014.

El portavoz de ICE, Matthew Bourke, dijo que la asistencia del tribunal de inmigración es fuerte para los inmigrantes en supervisión intensiva, pero que los monitores de tobillo y otras medidas “no son una herramienta efectiva” después de que se emitan las órdenes de deportación.