Editorial: ‘El enemigo del pueblo’

Trump considera que todo aquello que no lo hace lucir bien o va en contra de su interés es peligroso o falso
Editorial: ‘El enemigo del pueblo’
El presidente Trump se quejó de los resultados de las búsquedas en Google.
Foto: Win McNamee/Getty Images

El presidente Donald Trump está enojado porque no halló buenas noticias sobre él cuando puso su nombre en el buscador de Google. Está convencido que el sistema está “arreglado” para solo mostrar “malas” historias de su administración.

Este es otro capítulo de la guerra de Trump contra lo que él llama “el enemigo del pueblo” que son los medios de comunicación que supuestamente reportan “noticias falsas” para perjudicar su gestión. Desde hace varios días está criticando a los medios sociales como Twitter, del cual es un frecuente usuario, Facebook y Google.

Trump considera que todo aquello que no lo hace lucir bien o va en contra de su interés es peligroso o falso. Los sondeos de opinión que no muestran algún ángulo positivo sobre él son “falsos”. Igual de mentira son las noticias que informan sobre confusiones, escándalos, conflictos de intereses, contradicciones, daños al medio ambiente, desregulación que perjudica a los consumidores y actitudes racistas.

La crítica del Presidente a las redes sociales se hace eco de algunas quejas similares de que tanto Google como YouTube, por ejemplo, están censurando los medios conservadores al no darles una visibilidad o directamente suprimiéndolos. Algunos de los cambios recientemente ocurridos en las redes están ligados a depuraciones de sitios informativos falsos, que eran frentes de desinformación rusa en el caso de Facebook, y cuentas robotizadas en Twitter.

La diferencia de posición en las fuentes noticiosas responde a la “relevancia” y “autoridad” de quien informa. Ese es un problema para todo un círculo informativo conservador que se basa en periodismo conspirativo sensacionalista.

Uno de los más controversiales es Infowars, de Alex Jones. Es uno de los preferidos de Trump. El Presidente participó varias veces en el sitio que asegura, entre otras barbaridades, que la matanza escolar de Sandy Hooks fue un montaje. A este se le suman World News Network (WDN), The Blaze de Glenn Beck, Breitbart que fuera de Steve Bannon y Hot Air entre otros que se manejan con teorías alucinadas.

No debe sorprender que un presidente entusiasta de las teorías conspirativas, como que Barack Obama no nació en el país, se moleste cuando las fuentes informativas que respaldan sus afirmaciones falsas no están en primera plana.

Nos inquieta que las tendencias autoritarias de Trump ya lo hayan llevado a amenazar con cambiar las leyes de libelo y ahora la Casa Blanca esté analizando la manera de regular la información de Google.

Ya dijo Trump recientemente a sus adeptos que no deben creer lo que leen y ver lo que está en su contra. Este gobierno no diferencia la verdad de la mentira. Cree en realidades alternativas y ahora amenaza con querer imponerlas a todos.