La Fed sube las tasas de interés por tercera vez en el año

El precio del dinero queda entre 2% y 2.25%
La Fed sube las tasas de interés por tercera vez en el año
Presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell. SAUL LOEB/AFP/Getty Images)

Una década después de la mayor recesión en la historia contemporánea, la Reserva Federal subió las tasas de interés un cuarto de punto para dejarlas entre el 2% y el 2.25%. Jerome Powell, presidente de la Fed, explicó en rueda de prensa tras tomar esta decisión que se está trabajando para normalizar las tasas.

Es la tercera vez este año y la octava desde que se declaró una crisis económica que necesitó toda la munición fiscal y monetaria disponible para evitar una severa depresión. No será la última. La Fed ya ha mandado el mensaje de que subirá las tasas en diciembre, que volverá a hacerlo tres veces más en 2019 y quizá una más en 2020.

Con la subida del miércoles se encarecen en cierta medida los fondos que los bancos se prestan entre sí porque es la Fed la que fija, con estas decisiones, la guía del precio del dinero a corto plazo. Este movimiento influye a las tasas que se aplican a todas las operaciones de este tipo, desde los certificados de depósitos para ahorradores hasta los intereses de las tarjetas de crédito o las hipotecas con tasa variable. Todos ellos subirán.

Las hipotecas a tasa fija, préstamos a largo plazo, están más determinadas por la evolución del bono a 10 años

El comité presidido por Powell afirma que la economía está fuerte y de hecho ha elevado su previsión de crecimiento este año para llegar a un avance del PIB del 3.1% frente al 2.8% previsto en junio. El desempleo se espera que quede en el 3.7% a fin de año y la inflación, es decir, los precios suban a un ritmo anual del 2.1%. La subida de las tasas es la forma más efectiva que tiene la Fed para evitar que suban más los precios porque al encarecer el precio del dinero se disuade a los consumidores de gastar y añadir con su demanda presión al alza de los precios.

El presidente de la Fed admitió que aunque la economía está fuerte y muchos de los indicadores que muestran la salud de esta son robustos — incluso la inicial mejora de los salarios–, la mejora no hay llegado a todo el mundo. También dijo que ellos, desde su posición de autoridad monetaria, están haciendo lo que pueden.

A preguntas de la prensa, Powell dijo que no son responsables de la política comercial, algo que está en las manos de la Casa Blanca y el Congreso, pero reconoce que son conscientes de que hay mucha preocupación entre los negocios. “Lo hemos hablado”, explicó al referirse a las subidas de los aranceles de productos de China y otras medidas que se han tomado contra las importaciones de productos de Canadá, Europa, México entre otros socios que a su vez han tomado represalias.

Powell cree que el impacto será pequeño en la economía a corto plazo “pero la preocupación es el largo plazo”. Si se mantienen la Fed considera que será malo para la economía del país, la global, las empresas y las familias. De momento no se está viendo que los aranceles estén afectando la lectura general de la inflación, algo que si ocurre les obligaría a subir más las tasas de interés.

Por lo que respecta a otra cuestión sobre la que la Fed tampoco decide pero tiene un impacto en la inflación: la rebaja de los impuestos, Powell dice que es demasiado pronto para ver los efectos de estos. La reforma tributaria que sobre todo ha rebajado los impuestos que pagan las corporaciones, empezó a aplicarse en enero de este mismo año tras ser aprobados por el Congreso conservador y el Gobierno de Donald Trump.

L