Auditarán contratos de alimentos del Departamento de Educación de NYC

Imagenes de panes verdes y precios excesivos han despertado preocupación en la ciudad
Auditarán contratos de alimentos del Departamento de Educación de NYC
Estudiantes y padres de familia salen de una escuela en Harlem. FOTO: MARIELA LOMBARD
Foto: Archivo

Un año después de que se anunciara que los almuerzos estarían disponibles de forma gratuita para los más de un millón de estudiantes en NYC y tras casi un mes del inicio del nuevo año escolar, el sistema de escuelas públicas atraviesa por un escándalo que preocupa a más de un padre de familia.

Pese a que la iniciativa de almuerzos gratuitos ha permitido que muchos estudiantes, que antes no podían alimentarse adecuadamente, permanezcan en clase activos y listos para aprender, el Departamento de Educación de la Ciudad (DOE) tiene en la mira las contrataciones de estos alimentos escolares, debido a nuevas acusaciones relacionadas con un tema vital para los menores: su salud alimenticia.

El primero tiene que ver con el supuesto mal manejo de los alimentos, y es que de acuerdo con un informe de CBS-2, en una escuela de Brooklyn se encontraron varios problemas con un pan “mohoso” que, según los trabajadores de la cafetería, está relacionado con el hecho de que, debido a un cambio de proveedores, las escuelas solo están recibiendo pan fresco dos veces a la semana y no diariamente como se hacía en el pasado.

Las perturbadoras imágenes de panes “verdes” impulsaron al comisionado del DOE, Richard Carranza, a comenzar a indagar en el caso, con el fin de encontrar nuevas rutas para el proceso de entrega de comidas a las escuelas. Además, Carranza declaró el hecho como “regugnante”.

“Es absolutamente repugnante. No hay razón para que eso suceda”, dijo el comisionado a CBS-2. “No voy a descansar y sé que mi equipo no descansará hasta que, no solo eliminemos ese tipo de cosas, sino hasta que nos aseguremos que no pasen nuevamente”.

Parte del compromiso del Comisionado con aclarar y mejorar la salubridad de los alimentos en las escuelas, está relacionado con una auditoria anunciada recientemente, en la que el DOE contrató a la firma de contabilidad Ernst & Young para investigar a fondo los contratos de alimentación escolar.

“Nuestros estudiantes merecen alimentos sanos y seguros. Estamos realizando una auditoría de los contratos de los proveedores de alimentos e hicimos una remisión reciente a los investigadores con respecto a las denuncias de incorrección”, dijo Carranza.

El DOE explicó que Ernst & Young realizará una auditoría de los contratos del programa de SchoolFood, un estudio que consistirá en una revisión de los procesos contractuales involucrados en la duración de los contratos. La finalidad de la investigación es que Ernst & Young proporcione recomendaciones al Departamento.

Ahora bien, se espera que dicha auditoria también revele detalles de por qué se están entregando alimentos en las escuelas que, no solo no son apetecidos por los estudiantes, sino que la Ciudad está pagando precios más altos por los mismos. Este punto ha despertado la curiosidad de varias agencias de la Ciudad, incluida la Contraloría y el Departamento de Investigaciones (SCI), quienes han comenzado a revisar el tema, pero aún no han confirmado si una investigación sería realizada.

Sin embargo, el DOE confirmó que ya ha realizado referencias recientes a SCI, con respecto a las denuncias de conducta indebida en SchoolFood. “Las acusaciones sobre la entrega de pan fueron remitidas a SCI la semana pasada”, indicó un portavoz del DOE.

Injusticia social

Detrás de la polémica se encuentran más de un millón de estudiantes, de los cuales el 75% es pobre, y quienes, en muchos casos, pueden estar alimentándose solo de la comida que reciben en las escuelas. De ahí que el contralor Scott Stringer, también esté poniendo la mirada en esta situación.

“Estoy molesto por esto y estoy indignado. Esto parece un pedazo de bacteria”, indicó Stringer, luego de ver las imágenes de los panes encontrados en la escuela de Brooklyn. “Le hemos estado diciendo al DOE que parte del trabajo es asegurarnos de que vean el proceso de adquisición y el proceso de contratación para asegurarnos de que obtengamos buenos resultados. El pan verde no es un buen resultado”, dijo Stringer.

Entretanto, las dudas de los padres de familia también comienzan a crecer, lo que ha puesto a algunos padres a empacarle el almuerzo a sus pequeños.

Angelique Vega, una residente de Harlem, de padres puertorriqueños, se asegura de empacar el almuerzo de sus hijos diariamente. Ella contó que, pese a que los almuerzos son “bastantes decentes”, sus hijos le pidieron que ella cocinara.

“Mis hijos han comido el almuerzo de la escuela en el pasado. Pizza y cosas así pequeñas muy de vez en cuando, pero en el verano mi niña fue a un campamento en la escuela y la comida estuvo bien”, dijo Vega, quien aseguró que si no fuera por los reportes no se habría enterado de lo acontecido en Brooklyn.

Pablo Paulino Gómez junto a su familia. FOTO: MARIELA LOMBARD

Sin embargo, Pablo Paulino Gómez, un inmigrante dominicano que llegó hace dos años a Nueva York, recalcó que confía en que su hija de 9 años está recibiendo una buena alimentación en la escuela.

“Gracias a Dios ella almuerza en el colegio y nunca ha tenido ningún problema”, indicó Gómez, mientras espera que la niña salga de la escuela PS 163 Alfred E. Smith. “A ella le dan frutas y cosas agradables y saludables”.

Datos:

  • 1.1 millones de estudiantes asisten a las escuelas públicas de NYC.
  • SchoolFood sirve alrededor de 850,000 comidas a estudiantes cada día escolar.
  • De estos, más de 700,000 comidas se brindan sin costo alguno para los estudiantes o sus padres.
  • Un ahorro de aproximadamente $300 por año para cada familia.
  • Otras ciudades que ofrecen almuerzos gratis en escuelas: Boston, Chicago, Detroit y Dallas