Huracán Michael dejó 7 muertos, miles de víctimas y una base militar destruida

Más de 1,5 millones de familias y negocios siguen sin electricidad en cinco estados
Huracán Michael dejó 7 muertos, miles de víctimas y una base militar destruida
Destrozos tras el paso del huracán Michael
Foto: James E. Wyat / EFE

Siete fallecidos en tres estados del país han sido confirmados por el paso del huracán Michael, ya degradado a tormenta postropical después de salir a aguas del Atlántico en la costa sureste de Estados Unidos.

Las siete personas murieron en Florida, Georgia y Carolina del Norte a causa de la caída de árboles y otros incidentes relacionados con el huracán, según funcionarios estatales.

La Base de la Fuerza Aérea Tyndall, en Florida, sufrió daños “catastróficos” cuando la tormenta de la Categoría 4 golpeó de frente, dijeron las autoridades ayer, cuando comenzaron a evaluar el impacto.

En su último boletín, el Centro Nacional de Huracanes (NHC) indicó que retiraba todas las alertas y avisos emitidos con motivo de Michael, el tercer huracán más potente en alcanzar  Estados Unidos continental, informó EFE.

El ciclón se encontraba esta madrugada a 185 millas (300 kilómetros) de Norfolk, en el estado de Virginia, y se dirigía a gran velocidad hacia aguas abiertas del Atlántico con vientos todavía de 65 millas por hora (100 km/h).

Miles de efectivos de policía, cuerpos de emergencia y soldados de la Guardia Nacional de Florida continúan con las tareas de búsqueda de posibles víctimas, labor que se complica por tener que revisar en algunos casos bajo los escombros de las viviendas, muchas de ellas arrancadas de cuajo por los vientos y la entrada del mar.

Más de 1,5 millones de familias y negocios siguen sin electricidad en cinco estados de la costa sureste de EEUU, según la web especializada Poweroutage.us

El gobernador de Florida, Rick Scott, realizará hoy un nuevo recorrido aéreo y terrestre sobre las zonas más dañadas de la costa noroeste del estado.

Esa área fue la más perjudicada por el embate de Michael el miércoles con vientos máximos sostenidos de 155 millas por hora (250 km/h), acompañados de lluvias intensas y una marejada ciclónica que elevó el nivel del mar hasta 14 pies (4,2 metros) en algunas zonas, lo que dejó un paisaje de desolación en ciudades como Mexico Beach, la más afectada y por donde entró el ojo del huracán.

El gobierno federal declaró ayer la zona como área desastre de mayor con el fin de agilizar recursos y asistencia para los afectados.