Victimarios harán parte de nuevo programa contra violencia doméstica de ACS

En lo que va corrido del año se han realizado al menos 216,000 investigaciones por violencia doméstica

Pese a que han disminuido significativamente los crímenes en Nueva York durante las últimas dos décadas, los casos de violencia doméstica denunciados al Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York (NYPD) han aumentado un 4%.

En 2016, el NYPD respondió a más de 91,600 informes de violencia doméstica relacionados con parejas, y en lo que va corrido del 2018, ya se han realizado 216,000 investigaciones de este tipo. Estos estudios indican que en el 60% de los casos, el maltrato de niños ocurre en hogares donde también se presentan ataques domésticos.

El aumento tiene preocupados, tanto al NYPD, como a oficiales de la administración de Blasio, quienes en los últimos años han implementado varias iniciativas para disminuir este tipo de ataques. Sin embargo, para las autoridades neoyorquinas, este es un problema que va más allá de la seguridad, debido, en parte, a que, según explican, la exposición a la violencia doméstica tiene un profundo impacto negativo en el desarrollo social y emocional de los niños.

Riesgos en hogares violentos

Según la Asociación Nacional de Defensores Especiales Designados por el Tribunal (CASA), los riesgos que sufren los menores en medio de hogares violentos es extremo. El abuso de los niños por parte de un agresor es más probable cuando el matrimonio se está disolviendo, la pareja se ha separado y el esposo o padre está altamente comprometido con el dominio y control continuo de la madre y los hijos.

La mayor preocupación, según representantes de CASA, es que, es en estos casos cuando existe mayor probabilidad de que las niñas se conviertan en víctimas de abuso sexual por parte del padre, además, aumenta el peligro para los niños mayores, quienes son frecuentemente atacados cuando intervienen para defender o proteger a sus madres.

Es por esto que David A. Hansell, comisionado de la Administración de Servicios Infantiles (ACS), anunció un nuevo programa que, por primera vez, brindará servicios de prevención, tanto a las víctimas de violencia doméstica, como a los victimarios.

Hansell explicó que este programa es el primero de su tipo en el país, ya que brindará servicios clínicos y de prevención a todos los miembros de las familias que sufren violencia doméstica, incluidos los sobrevivientes, los niños y la persona que causó daños.

“Cuando una familia experimenta violencia doméstica, esto no solo tiene efectos devastadores en el bienestar y el funcionamiento inmediato de los niños y sobrevivientes, sino que se puede encontrar en las siguientes generaciones”, dijo el Comisionado. “Este nuevo enfoque innovador puede ayudar a crear resultados positivos para los niños e interrumpir los patrones cíclicos de abuso y trauma”.

De acuerdo con ACS, el programa, llamado “A Safe Way Forward” o “Un camino seguro hacia adelante“, fue desarrollado por el equipo de ACS Community Based Strategies en colaboración con expertos nacionales, defensores, sobrevivientes y victimarios, un proceso de investigación que tardó un año y que incluyó entrevistas con más de 100 expertos nacionales.

La innovación del programa, y lo que lo convierte en un ejemplo a nivel nacional, según Hansell, es que, cuando es seguro hacerlo, el programa involucra al abusador en estos servicios para darle la oportunidad de aprender más sobre sus acciones y cómo su comportamiento está afectando a la familia.

“Este modelo innovador es un paso audaz y reconoce que debemos probar nuevas estrategias en nuestro trabajo para poner fin a la violencia doméstica y de género”, dijo Cecile Noel, comisionada de la Oficina de la Alcaldía para combatir la violencia doméstica de género, quienes también trabajaron en la creación del programa.

Salvando familias

Safe Horizon, una organización que anualmente ayuda a unos 250,000 niños, adultos y familias afectados por el abuso y la violencia en NYC, tiene claro que el objetivo de este programa es vital para sus pacientes. Para ellos, promover el cambio de comportamiento e interrumpir el impacto intergeneracional de la violencia doméstica en las familias, es clave para el desarrollo de estas familias.

Ariel Zwang, CEO de Safe Horizon, aseguró que los niños que son testigos de violencia doméstica pueden recuperarse cuando se les ofrecen servicios e intervenciones de asesoramiento apropiados, “y lo hacen mejor cuando crecen con familias sanas, seguras y amorosas”.

“Muchos sobrevivientes y sus hijos quieren o necesitan permanecer conectados con la persona que causa el daño, pero desean que reciba ayuda y que la violencia termine”, indicó Zwang.

ACS prevee comenzar su programa en la primavera de 2019 y lo hará en esta organización, al igual que en Children’s Aid Society en El Bronx, con el fin de que juntas, puedan servir a 130 familias que están bajo supervisión ordenada por la corte y que han sido referidas a servicios de prevención.

“Creemos firmemente que incluir a las personas que causan daños en el modelo de servicio es vital para establecer la seguridad y la estabilidad de los niños y las familias, y para poner fin a la transmisión intergeneracional del abuso”, dijo Phoebe Boyer, presidente y CEO de Children’s Aid.

Violencia dómestica en NYC:

  • 216,000 investigaciones en lo que va del 2018
  • Aumento del 4% frente al año anterior
  • En el 60% de los casos los menores son agredidos
  • 83,600 llamadas a la línea directa de violencia doméstica de Nueva York

¿Cómo encontrar ayuda?

  • Puede llamar a la línea de violencia doméstica al 1-800-621-HOPE
  • Proyecto contra la violencia contra gays y lesbianas de Nueva York: 212-714-1141
  • Vida sin barreras (clientes discapacitados): 212-533-4358