Sargento a punto de jubilarse muere al confrontar atacante en masacre de Thousand Oaks

Ron Helus tenía 29 años en el Departamento del Sheriff del condado de Ventura
Sargento a punto de jubilarse muere al confrontar atacante en masacre de Thousand Oaks
Ron Helus estaba a punto de jubilarse del Departamento del Sheriff del condado de Ventura. (Suministrada)

Un sargento del Departamento del Sheriff del condado de Ventura que se jubilaría en un año fue catalogado como un “héroe” por sus compañeros al ser abatido a tiros cuando entró al bar de Thousand Oaks donde un atacante masacraba a jóvenes, en su mayoría universitarios, que disfrutaba de una noche de música country.

Ron Helus, quient tenía 29 años en la agencia del orden, es el único de los 13 muertos – incluyendo el atacante- que ha sido identificado, tras la masacre en el club nocturno Borderline.

“Nos rompe el corazón y emociones, como debería”, dijo el sheriff del condado de Ventura, Geoff Dean, sobre el lamentable suceso. “Si llega al punto que no sea así, entonces habrá algo mal con nosotros”.

 

Ron Helus y un agente del CHP confrontaron al atacante dentro del local. (SUministrada)

 

Helus y un agente de la Patrulla de Carreteras de California (CHP) entraron a la discoteca en respuesta a llamadas de emergencia por los disparos. Helus confrontó al atacante, mientras el agene del CHP se quedaba a vigilar el perímetro afuera, para luego ir por él, pero ya era muy tarde.

“Ron era un sargento del Sheriff dedicado, y trabajador”, dijo el Sheriff Dean. “Estaba totalmente comprometido. Lo daba todo. Y esta noche, como le dije a su esposa, murió como un héroe”.

A Helus le sobreviven su esposa y un hijo.

Atacante tendría entre 20 y 30 años y sería anglosajón

El tiroteo se reportó a las 11:20 p.m. del miércoles en el Bordeline Bar & Grill del 99 Rolling Oaks Drive en Thousand Oaks. El establecimiento se localiza cerca de dos universidades y anoche realizaba un evento de música country especialmente dedicado a estudiantes.

Un testigo dijo que vio a un sospechoso, con barba y sombrero, lanzar granadas de humo y atacar a un vigilante de seguridad, antes de comenzar a disparar indiscriminadamente.

“La gente trataba de salir por las ventanas”, añadió.

Investigadores dijeron que no hallaron rastros de explosivos en el lugar. El agresor tendría entre 20 y 30 años y sería anglosajón. La policía no ha revelado hasta el momento el modelo del arma utilizada para la matanza.

Tras la llamada inicial de emergencia, los agentes del condado Ventura habrían intercambiado disparos con el agresor, atrincherado dentro del establecimiento.

Se desconoce además cuál habría sido el motivo detrás del ataque, y todavía no se descarta que haya sido un acto terrorista.

En el local, el más grande de música en vivo de la zona, se celebraba en la noche del miércoles una fiesta “country” para universitarios a la que habrían asistido unas 300 personas.

Michel Hunter, quien se encontraba en el bar al momento del tiroteo, dijo que vio cuando el pistolero entró y comenzó a disparar.

Hunter dijo que escuchó aproximadamente 20 disparos y se sintió como una eternidad el esperar a la policia. Hunter confirmó que su amigo Tim Munson, de 19 años, fue hospitalizado tras el tiroteo.

Sarah Rose, una residente de la ciudad de Whittier y estudiante de comunicaciones de la escuela estatal de Chino Hills, estaba en el bar celebrando el cumpleaños de una amiga.

“Lo que recuerdo es estar en le bar con mi amiga cuando empezamos a escuchar balazos” ella dijo. “Estoy casi segura de que vimos al pistolero. Nunca borraré esa imagen de mi cabeza. En cuanto escuchamos los balazos, nos tiramos al suelo”.

Rose corrió bajo las escaleras del bar, entró a su carro y comenzó a manejar alrededor del área del bar gritando por su amiga. Su amiga estaba a salvo escondida en arbustos.

“Gracias a Dios, llegué a la entrada principal del bar y pude salir”.

Muchas de las personas que se encontraban dentro del establecimiento eran estudiantes universitarios. (@ABC7)

 

Carl Edgar, un joven que frecuenta el bar en Thousand Oaks, explicó que su mente estaba llendo a mil por hora ya que el planeaba ir al festival Route 91 en Las Vegas el año pasado pero sus planes cambiaron. Los acontecimientos en Thousand Oaks le recordaron lo sucedido en Las Vegas.

Edgar confirmó que a pesar de que el no estaba dentro de el bar en Thousand Oaks durante el tiroteo, muchos de sus amigos estaban ahí.

“No tengo manos suficientes para contar cuantos amigos mios estaban ahí esta noche”.

Afortunadamente, los amigos de Edgar se encuentran a salvo.

“Ha sido una noche muy díficil. Los miércoles son los días más populares para estudiantes universitarios”, dijo Edgar. “Solo grupos de jovenes contentos, de diferentes colegios desde Ventura hasta el Valle”.

Alrededor de la web