9 sobras de Thanksgiving que NO debes darle a tu perro

Estos alimentos pueden ser un dulce veneno para tu animal de compañía
9 sobras de Thanksgiving que NO debes darle a tu perro
Foto: Shutterstock

Thanksgiving es una fecha para celebrar en familia, es cierto, y nuestros animales de compañía son parte de esa familia, también es cierto. Pero por más que tu perro te mire con ojos de lástima, como diciendo “eso que comes parece estar delicioso, ¿puedo probar un poco?”, lo mejor es que evites compartir la cena de Acción de Gracias con tu perro.

Algunas sobras de la cena de Thanksgiving pueden ser muy peligrosas para tu compañero, así que no debes compartirlas con tu perro bajo ninguna circunstancia. Aquí te decimos cuáles son.

Pavo

Tanto la piel, como la carne (especialmente cruda) y los huesos del pavo pueden ser fatales para tu perro: la carne cruda puede contener salmonela, la grasa de la piel puede inflamar su páncreas y los huesos pueden enterrarse en sus intestinos o en su esófago, lo que requeriría una cirugía de emergencia para tu animal.

Lo mismo sobre la cuerda con que atas el pavo para cocinarlo. Al empaparse de los jugos de la carne puede ser deliciosa, pero si tu perro llegara a comerla, podría enfermarse de una infección bacteriana o incluso de salmonelosis.

View this post on Instagram

Tis the season for friends, family and holiday feasts—but also for possible distress for our animal companions. Here are some Thanksgiving safety tips for your pet so they can enjoy the holiday too!⠀ ⠀ Talkin’ Turkey⠀ If you decide to feed your pet a little nibble of turkey, make sure it’s boneless and well-cooked. Don’t offer her raw or undercooked turkey, which may contain salmonella bacteria.⠀ ⠀ Sage Advice⠀ Sage can make your Thanksgiving stuffing taste delish, but it and many other herbs contain essential oils and resins that can cause gastrointestinal upset and central nervous system depression to pets if eaten in large quantities. ⠀ ⠀ No Bread Dough⠀ Don’t spoil your pet’s holiday by giving him raw bread dough. According to ASPCA experts, when raw bread dough is ingested, an animal’s body heat causes the dough to rise in his stomach. As it expands, the pet may experience vomiting, severe abdominal pain and bloating, which could become a life-threatening emergency, requiring surgery.⠀ ⠀ Don’t Let Them Eat Cake⠀ If you’re baking up Thanksgiving cakes, be sure your pets keep their noses out of the batter, especially if it includes raw eggs—they could contain salmonella bacteria that may lead to food poisoning.⠀ ⠀ Too Much of a Good Thing⠀ A few small boneless pieces of cooked turkey, a taste of mashed potato or even a lick of pumpkin pie shouldn’t pose a problem. However, don’t allow your pets to overindulge, as they could wind up with a case of stomach upset, diarrhea or even worse—an inflammatory condition of the pancreas known as pancreatitis. In fact, it’s best keep pets on their regular diets during the holidays.⠀ ⠀ A Feast Fit for a Kong⠀ While the humans are chowing down, give your cat and dog their own little feast. Offer them Nylabones or made-for-pet chew bones. Or stuff their usual dinner—perhaps with a few added tidbits of turkey, vegetables (try sweet potato or green beans) and dribbles of gravy—inside a Kong toy. They’ll be happily occupied for awhile, working hard to extract their dinner from the toy.⠀ ⠀ #Thanksgiving #Thanksgivingdog #instadog, #dogsofinstagram #doglover #dogmom

A post shared by Yappy Life (@yappylife) on

Ajo y cebolla

Es prácticamente inevitable que la cena de Acción de Gracias contenga ajo, cebolla o ambos. Aunque puedan parecer inofensivos, debes saber que ambos dañan los glóbulos rojos de los perros y pueden provocar anemia. Los síntomas pueden ser diarrea, vómitos y debilidad que no aparecerán hasta varios días después. Lo mismo puede ocurrirle a los gatos.

Mazorca de maíz

Ok, unos granos de maíz pueden no ser peligrosos para tu perro, pero si le das una mazorca entera puedes provocarle una obstrucción intestinal que sólo podrá aliviarse con una cirugía de emergencia.

Grasas

Cualquier tipo de grasa como la salsa, los jugos del pavo, el tocino, los aderezos o la mantequilla puede provocar fuertes problemas intestinales a tu perro, con síntomas como diarrea, vómitos y dolor abdominal que son evidentes hasta varias horas después.

Uvas y nueces

Las uvas, tanto frescas como secas (pasas), son veneno puro para los perros. Provocan insuficiencia renal, diarrea y vómito. En tanto, la grasa de las nueces puede provocarles inflamación del páncreas (pancreatitis), especialmente las de macadamia.

Pan

Tanto crudo como horneado, el pan puede ser un dulce veneno para tu mascota. La masa cruda contiene etanol, un tipo de alcohol que puede ser fatal para tu perro. Todo alcohol puede envenenar a tu animal de compañía, pero algunos están ocultos donde menos lo imaginas.

Una vez cocido, la gran cantidad de azúcar que contiene el pan puede dañar los riñones de tu compañero de manera irreversible.

Chocolate

Los perros no pueden metabolizar correctamente la teobromina que contiene el chocolate, por lo que podría provocarles arritmias cardíacas y convulsiones.