Hispano sobornó a agente de ICE para que deportara a su esposa

La salvadoreña dormía con el enemigo. Algo peor que una infidelidad
Hispano sobornó a agente de ICE para que deportara a su esposa
El agente de ICE no aceptó el soborno.
Foto: ICE

Durmiendo con el enemigo. Es lo que pasó con una salvadoreña de Oregon.

Un hombre de Portland se declaró culpable el martes de un cargo de soborno después intentar pagar a un agente de la Agencia de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) para que deportara a su esposa.

Antonio Oswaldo Burgos, de 48 años, se enfrentaba inicialmente a tres cargos de soborno en el tribunal federal de distrito de Portland, acusado por la fiscalía de tratar de sobornar al agente en tres ocasiones.

“Tratar de sobornar a un oficial de la ley federal es un delito grave y se enfrentará a consecuencias igualmente graves”, dijo Billy J. Williams, abogado del distrito federal de Oregon.

“Felicito al oficial de ICE involucrado en este caso por responder a la propuesta criminal de Burgos con el máximo nivel de profesionalismo y resolución”, resaltó el abogado.

Según documentos judiciales, Burgos primero contactó al agente siguiendo en mayo pasado al oficial desde una instalación de ICE en Portland hasta un estacionamiento de Vancouver.

Allí, dijeron los fiscales, Burgos le ofreció dinero al agente para deportar a su esposa, a quien conoció en El Salvador, y con quien estaba en proceso de divorcio.

El oficial se negó, pero llamó a Burgos la semana siguiente en cooperación con la Oficina de Responsabilidad Profesional (OPR) del ICE, que grabó la conversación.

En la llamada, Burgos ofreció $3,000 dólares si deportaba a su esposa, dijeron los fiscales, y repitió la oferta en una segunda llamada telefónica el 5 de junio.

Cuando se reunió personalmente con el agente ese propio mes, Burgos incrementó su oferta a 4.000 dólares para deportar además al hijo de su esposa, fruto de una relación anterior.

Burgos fue arrestado el 29 de junio.

Se enfrenta a hasta 15 años de prisión, a una multa de $250,000 dólares y a tres años de libertad supervisada.

Está programada su sentencia para el 6 mayo de 2019 ante el juez del tribunal de distrito de los EE.UU. Michael H. Simon