Letras: Hay que acentuar lo positivo

¿Pero es tan peliagudo el acento gráfico, o tilde, como se denomina en español?
Letras: Hay que acentuar lo positivo
Foto: Cortesía

Escribir en español no es tan difícil… hasta que llega el momento de colocar los acentos, se quejaba un estadounidense que estudiaba nuestro idioma. Era un alumno avanzado con buen vocabulario y sintaxis decente, pero vacilante a la hora de acentuar o no.

Después de todo su idioma natal, el inglés, no tiene ningún acento escrito y el español le presentaba una dificultad adicional. Mal de muchos, consuelo de tontos, pero si se le ocurriera estudiar francés, en vez de un solo acento como el español (agudo), tendría tres (agudo, grave y circunflejo).

¿Pero es tan peliagudo el acento gráfico, o tilde, como se denomina en español? ¿Por qué algunas palabras lo llevan y otras no? El párrafo anterior tiene 94 palabras y solo seis tildes, o sea, una cada quince palabras y media. Lo que nos lleva a deducir que la gran mayoría de las palabras en español no llevan acento escrito.

La explicación es sencilla: las reglas ortográficas en nuestro idioma siguen el principio de la economía. Se decidió no poner acento escrito a las palabras más comunes y colocárselo a las que fuesen la excepción.

En español, la mayoría de las palabras con más de una sílaba (polisílabas) son graves o llanas, es decir, con acento de intensidad en la penúltima sílaba. La mayoría de esas palabras terminan en vocal, N o S, como bailan, prefieras, casa, leche. Como son mayoría, no llevan acento escrito. ¿Entonces qué palabras llevan tilde? Pues las que se apartan de la norma, o sea las que son la excepción: las palabras graves o llanas que NO terminan en vocal, N o S, como ántrax, cáncer, hábil.

Hay dos ligeras excepciones: las palabras agudas terminadas en S se escriben sin tilde si están precedidas de otra consonante: robots, y las palabras graves o llanas se acentúan cuando terminan en S precedida de otra consonante: bíceps.

Pero la regla más sencilla y sin excepciones establece que las palabras esdrújulas y sobresdrújulas, o sea las acentuadas en la antepenúltima sílaba o antes, siempre llevan tilde: mecánica, cántaro, pídeselo.

¡Compruébelo!

Jorge Ignacio Covarrubias es secretario general de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE)