Urgen a padres evitar accidentes fatales con sus bebés durante el sueño

Autoridades de la Ciudad de Nueva York piden llevar a cabo prácticas segura cuando pongan a sus hijos a dormir en estos días de mucho frío
Urgen a padres evitar accidentes fatales con sus bebés durante el sueño
Foto: Shutterstock.

Debido a la ola de frío intenso que arropa a la ciudad de Nueva York por estos días, las autoridades neoyorquinas están pidiendo a los residentes de la Gran Manzana que tomen las medidas de precaución necesarias para evitar ser víctimas de accidentes relacionados con las bajas temperaturas.

Entre las recomendaciones destaca el llamado que hijo este jueves el comisionado de la Administración de Servicios para Niños de la Ciudad de Nueva York (ACS), David A. Hansell, quien instó a los padres y cuidadores de bebés a ser especialmente conscientes de las prácticas de sueño seguro cuando lleven a los niños a la cama durante la época de invierno.

A medida que bajan las temperaturas, la agencia de cuidado infantil recuerda que es fundamental que los padres eviten llevar a los bebés a sus camas, o que coloquen mantas sueltas y otros materiales en la cuna o área de descanso del bebé. Estas prácticas, aparentemente espontáneas y seguras, pueden ser peligrosas y, en el peor de los casos, pueden provocar asfixia.

Según un comunicado de la ACS, cada año, aproximadamente 50 bebés en la ciudad de Nueva York mueren trágicamente debido a causas relacionadas con el sueño.

“A medida que el clima se vuelve más frío, es posible que algunos padres quieran llevar a los bebés a la cama o poner mantas en las cunas para mantener a los bebés calientes, pero estas acciones comprensibles pueden ser perjudiciales para los bebés”, dijo Hansell.

“Las muertes infantiles relacionadas con las prácticas de sueño inseguras se pueden prevenir, y estamos comprometidos a continuar educando a las familias y cuidadores acerca de las prácticas que pueden ayudar a mantener a los bebés seguros”, agregó el comisionado.

Hansell recordó a los padres que los bebés deben dormir solos, de espaldas, en una cuna aprobada y con medidas de seguridad.

Estos son algunos de los consejos que la ACS ofrece a las familias neoyorquinas para que creen un ambiente seguro para los infantes a la hora de dormir:

  • Si le preocupa que su bebé se enfríe, vístalo con una manta que se pueda usar, como un saco de dormir, o con otra capa de ropa para bebés. En general, su bebé debe vestirse con una sola capa más de la que usted usa. Si tiene poca calefacción en su apartamento y su arrendador no aborda el problema de la calefacción, llame al 311 para pedir ayuda.
  • Mantenga los objetos blandos o suaves, la ropa de cama suelta o cualquier otro elemento que pueda aumentar el riesgo de asfixia fuera del área de sueño del bebé. No coloque almohadas, frazadas, juguetes o almohadillas en el área de descanso del niño. Si una de esas cosas entra en contacto con la cara del bebé, es posible que no puedan alejar la cara y se puedan asfixiar.
  • Evite compartir camas. Un bebé nunca debe dormir en una cama para adultos, en un sofá o en una silla con nadie. Los bebés pueden asfixiarse si otra persona se pone accidentalmente sobre ellos o se cubre la nariz y la boca.
  • Los bebés deben colocarse boca arriba para dormir. Los bebés respiran mejor sobre sus espaldas que sobre sus estómagos o costados. Dormir sobre sus espaldas les abre el pecho y les facilita la extracción de oxígeno a sus cerebros. Los bebés que duermen de costado pueden rodar sobre su estómago más fácilmente, lo que dificulta la respiración y aumenta el riesgo de asfixia. Los bebés también son más propensos a ahogarse, si escupen, cuando se colocan sobre su estómago.
  • Use una superficie firme para dormir con una sábana ajustable hecha para ese producto específico. Los bebés deben colocarse en una superficie plana durante todo el tiempo que duren dormidos.
  • No use un asiento para el automóvil, transportador, columpio, gorila o producto similar como área para dormir. Estas superficies no están diseñadas para que un bebé duerma y son muy peligrosas.
  • Mantenga la cuna de su bebé libre de cualquier alimento o bebida que pueda atraer plagas. Para obtener más información sobre cómo controlar las plagas de manera segura, visite nyc.gov y busque “plagas”. Si tiene problemas de plagas en su hogar y su propietario no los corrige, llame al 311 para obtener ayuda.
  • Amamante a su bebé. La lactancia materna tiene muchos beneficios de salud para la madre y el bebé, incluida la reducción del riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), también conocida como “muerte en la cuna”. La leche materna puede ayudar a desarrollar el sistema inmunológico de un bebé para combatir infecciones. Además, el contacto piel a piel también mantienen a los bebés tranquilos y pueden ayudar a las madres a establecer vínculos afectivos con ellos y regular la temperatura corporal, la respiración y la frecuencia cardíaca.

Para más información sobre las mejores prácticas o recursos para dormir seguro en su comunidad, visite: www.nyc.gov/safesleep o llame al 311 y solicite Safe Sleep.