“El Chapo” y las macabras venganzas del cartel de Sinaloa

Inyección de adrenalina, torturas lentas, agresiones sexuales a parientes de rivales y decapitación con motosierra
“El Chapo” y las macabras venganzas del cartel de Sinaloa
Joaquín 'El Chapo' Guzmán, en una foto tomada el 22 de febrero de 2014.
Foto: Getty Images

 Joshua Fruth, un exfuncionario de inteligencia militar y experto en redes de amenazas trasnacionales, consideró que las masacres que se le atribuyen al Estado Islámico (ISIS) están al nivel de las encabezadas por el cartel de Sinaloa, antes dirigido por Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, quien enfrenta juicio por narcotráfico en una corte federal de Nueva York.

Fruth analizó, en entrevista con Fox News, las tácticas de intimidación y los modos de matar que se le adjudican a los miembros de la organización que, a pesar del procesamiento criminal de El Chapo sigue distribuyendo cargamentos millonarios de droga entre México y Estados Unidos.

De acuerdo con su conocimiento, entre las terribles técnicas de los narcotraficantes contra sus rivales figuran la inyección de adrenalina y otras sustancias para alterar el sistema nervioso, lo que hace que las personas se mantengan despiertas “para elevar la respuesta a los receptores de dolor en medio de una tortura lenta y prolongada”.

Lo anterior, que es usado incluso contra mujeres y niños asociados a bandas rivales y / o soplones, busca recabar información y “sembrar el terror”.

“Estos carteles tienen un historial de agredir sexualmente a miembros de la familia de su objetivo y obligar al objetivo a observar”, detalló el exfuncionario.

El exmilitar, además, mencionó el sonado método que sería el favorito de Guzmán: decapitación con motosierra.

Incluso, reportes hacen referencia a un video de 2010 en el que el presunto narco hace uso de ese procedimiento para supuestamente asesinar a Hugo Hernández.

El cuerpo de la víctima, de 36 años, fue cortado en siete pedazos. Algunas partes fueron colocadas en bolsas de plástico y dejadas en una calle de Los Mochis, en el estado de Sinaloa. El rostro de Hernández había sido pelado y cocido a una bola de fútbol, según los reportes.

Hernández fue secuestrado el 2 de enero en Sonora y trasladado a Sinaloa. Los motivos específicos se desconocen, pero tuvo que ver con una amenaza a miembros rivales del cartel de Juárez.

El investigador además mencionó la práctica de poner a las personas en baldes de agua hirviendo o prenderlos en fuego. También lanzar a las víctimas a animales exóticos como leones y tigres para que los devoraran.

El juez que dirige el juicio contra Guzmán Loera, Brian Cogan ha sido enfático en sus reservas de permitir la exposición de detalles de los asesinatos que se le atribuyen a El Chapo y al cartel, ya que según ha argumentado, el caso en Estados Unidos es uno de drogas y no de homicidio.

Incluso, el juez trató de impedir esta semana que se conocieran detalles de los brutales crímenes de Juan Carlos Ramírez Abadía  alias, “El Chupeta”, exnarco del cartel del Norte del Valle que suministraba cocaína al de “El Chapo”. La defensa del acusado abogaba por la divulgación de la información en un intento por restarle credibilidad al testigo.

Los intentos de Cogan no evitaron que en sala trascendieran macabros detalles de los crímenes de “El Chupeta”, que incluso opacaron los que se le atribuyen a El Chapo.