Por qué NO debes combinar medicamentos antihistamínicos con alcohol

En esta temporada, cuídate de no consumirlos juntos
Por qué NO debes combinar medicamentos antihistamínicos con alcohol
No es buena idea combinar alcohol con medicinas.
Foto: Shutterstock

Estamos en temporada de fiestas. Las reuniones sociales son cosa común para terminar el año y, con ellas, beber una copa por aquí y otra copa por acá. Pero esta temporada es también de alergias, resfriados y gripes, con lo que el consumo de medicamentos para combatir síntomas como el lagrimeo, el flujo nasal y los estornudos se incrementa de igual forma.

Los antihistamínicos son efectivos para controlar estas molestias, pero es mala idea combinarlos con bebidas alcohólicas, pues puede provocar hasta la pérdida de la conciencia. A continuación te decimos por qué no debes combinar medicamentos antihistamínicos con alcohol.

La difenhidramina es el componente más común de los antihistamínicos. Está presente en varias marcas comerciales que se consumen para controlar los síntomas de las alergias y el resfriado común. Se encuentra en medicamentos como Benadryl, Aler-Dryl, Diphenadryl, Dicopanol, Siladryl, Sominex o Banophen, entre muchos otros.

Combinar estos medicamentos con bebidas alcohólicas puede tener serias consecuencias.

Somnolencia

Consumir alcohol con algún medicamento que contenga difenhidramina puede provocar sensación de somnolencia e, incluso, la pérdida total del conocimiento. Perder la capacidad de coordinación y de reacción, puede ser potencialmente fatal si se realizan actividades como conducir un auto u operar maquinaria pesada.

Interacción con otros medicamentos

La difenhidramina puede aumentar el riesgo de sufrir los efectos secundarios de otros medicamentos, especialmente antidepresivos, diazepam (Valium), sedantes, medicamentos para la úlcera estomacal, la tos y el resfriado.

Deterioro de la memoria

Es común, después de una noche de copas, no recordar lo que ocurrió horas antes. Los antihistamínicos comparten este efecto, pues inhiben la acción de un neurotransmisor llamado acetilcolina, necesario para el aprendizaje y la memoria.

Efecto más rápido

Especialmente para las mujeres, combinar antihistamínicos con alcohol puede acelerar los efectos de consumir algunos tragos, por lo que el estado de embriaguez podría llegar más rápido y con menos copas.

Deshidratación

Ambas sustancias tienden a deshidratar a quien las consume, por lo que la mezcla puede empeorar los efectos de la resaca y provocar serias molestias.

Demencia

A largo plazo, la combinación de ambas sustancias por periodos prolongados puede incrementar el riesgo de sufrir demencia, de acuerdo con una investigación publicada en el JAMA Internal Medicine.