Los 13 secretos en la mente de “El Chapo”, según criminóloga que lo entrevistó

No es psicópata, pero sí estratega; cumple su palabra y es adicto a las mujeres, asegura la experta

Los 13 secretos en la mente de “El Chapo”, según criminóloga que lo entrevistó
¿El Chapo es tan malo como dicen?
Foto: Getty/Archivo

Uno de los misterios más provocadores para el ser humano es saber qué pasa por la mente de un criminal. ¿Sus acciones son siempre equivalentes a sus pensamientos? ¿Hasta qué punto ejecutan lo que inició  como una idea? ¿Son tan insensibles como parecen?

Ese tipo de interrogantes son motivo de análisis diario por parte de la criminóloga mexicana Mónica Martínez.

Las muertes de mujeres o feminicidios en masa en ciudad Juárez llevaron a que Martínez iniciara su carrera en Criminología hace dos décadas. Su fin: meterse en la mente de los criminales más peligrosos y tratar de establecer por qué cometen sus fechorías.

Originaria de Chihuahua, ha entrevistado a varios miembros de carteles de narcotráfico como: Dámaso López Núñez, “El Licenciado”, del cartel de Sinaloa; y a Miguel Angel Treviño Morales, Z-40, exlíder de los Zetas.

“Si yo tuviera el miedo de la gente común que no está metida en esto, no podría estar sentada enfrente de personas que han cometido delitos gravísimos y que han dejado una herida profunda en nuestra sociedad”, indicó la profesional en entrevista con Infobae.

Cuando Joaquín “El Chapo” Guzmán fue detenido en 2016, luego de su segunda fuga, Martínez lo entrevistó.

Basado en el intercambio, la mexicana pudo establecer un perfil del presunto exlíder del cartel de Sinaloa.

Sin embargo, a juzgar por lo que reveló al medio argentino, El Chapo – quien enfrenta 11 cargos federales en Nueva York como protagonista del “juicio del siglo” – no se proyecta tan sanguinario como públicamente muchos lo consideran.

Recopilamos lo más importante que expuso la entrevistada en estos 13 puntos:

Su nombre

El nombre de pila de El Chapo es Joaquín Archivaldo Guzmán Loera. Sin embargo, a El Chapo no le gusta que le llamen Archivaldo, porque lo considera un nombre muy largo.

Las mujeres más importantes de su vida

Respetuoso del matriarcado con una marcada influencia de su madre Consuelo Loera y su abuela. Las otras mujeres más importantes en su vida son su esposa Emma Coronel y sus gemelas.

Guzmán es “hablador”

“Es una persona respetuosa, cuida mucho las formas, cordial, amable, muy reservada; pero cuando entablas confianza, puedes platicar con él de manera extraordinaria que te permite saber cómo opera su mente”.

Mente de empresario

El Chapo es un empresario que encontró un área de oportunidad por la vía ilegal y demostró ser talentoso para los negocios prohibidos. Su “IQ es normal”.

De la vieja escuela

El sinaloense prefiere respetar la palabra, por lo que la entrevistada considera que El Chapo tiende a personalizar más el ejercicio de la delincuencia; contrario al caso de capos como el Z-40 que comete actos atroces sin demasiada contemplación.

Es un estratega

“Lo que tiene es una capacidad estratégica muy importante. Sabe a quién poner en el lugar preciso, a quién quitar y cómo mover sus piezas como en un juego de ajedrez”.

Adicto a las mujeres

Debido a su narcisismo marcado, tiene una inclinación marcada por las mujeres. Confesó ser responsible con 23 hijos reconocidos.

“No es un psicópata”

“No es un psicópata. Tiene rasgos psicopáticos y rasgos narcisistas que se reflejan en una necesidad de admiración, de sentirse único y especial”.

No es violento
“No es violento, no expresa agresividad. Pero sí tiene temperamento y tiene gente a su cargo. Es muy decidido, firme”.

El peor delito

Para el entrevistado, el peor delito que existe es el secuestro.

Su frase favorita
“Los hechos son los que te recomiendan”.

Sobre Kate del Castillo

Guzmán dijo respetar a la actriz con la que tuvo un encuentro clandestina y piensa que fue víctima de una “mala jugada”.

El momento de la rendición

Para el momento de las entrevistas de Martínez en el 2016, El Chapo estaba más tranquilo, “seguía las normas y las reglas” y estaba resignado a su extradición.
“Cuando él tuvo una aproximación a lo que era la extradición, consideró que no era tan malo y que podía hacer un acuerdo”, precisó la criminóloga.