Niñera hispana espiada en el baño por sus jefes fue amedrentada por policías y fiscales

Incluso una exjueza, madre de la acusada, ofreció dinero a la joven niñera

Niñera hispana espiada en el baño por sus jefes fue amedrentada por policías y fiscales
Foto: shutterstock

La niñera hispana Vanessa Rivas, de 23 años de edad, no sólo tuvo la valentía de denunciar que sus jefes la estaban espiando con una cámara en el baño donde regularmente tomaba la ducha, sino que reportó a autoridades que intentaron evitar que continuara con sus acusaciones.

La joven empleada descubrió que su jefa, Lauren Angelo Seltzer, fiscal adjunta del distrito de Manhattan, operaba una cámara espía oculta en el baño en enero de 2018, según documentos judiciales, indicó el New York Post.

Para probar sus dichos, Rivas tomó la tarjeta de memoria y la llevó la Policía, donde la fiscal intentó mover sus contactos para disuarirla, incluso dos uniformados del Distrito 13 cuestionaron a la niñera y amenazaron con arrestarla si no entregaba la tarjeta de memoria, contó ella al Post. Los oficiales no puedieron hacer nada.

El asunto escaló a mayores, ya que la madre de Seltze y exjueza de la Corte Penal de Manhattan, Eileen Koretz, llamó a Rivas y aunque no la amenazó le prometió una “recompensa” si firmaba un acuerdo para terminar con el asunto, oferta que la joven grabó, igual que su negativa.

“No debería permitirse que alguien haga algo como esto… personas que se aprovechan de sus … conexiones”, expresó Rivas.

Hasta el momento, a pesar de las pruebas, no se han presentado cargos ni en la fiscalía en Manhattan ni en la de Brooklyn, a donde se movió el caso para evitar conflicto de intereses.

El Post destacó que es legal grabar a empleados en una vivienda, pero no en áreas privadas, como un baño.

“No sé cuántos videos hay de mí”, externó Rivas a la exjueza que intentó ofrecer un pago.

El Post indica que la familia de Seltzer tiene buenas conexiones en los círculos políticos de Manhattan, incluidos nexos con Rudy Giuliani, exalcalde neoyorquino y ahora abogado del presidente Donald Trump.

Los abogados de Rivas, Nina Ovrutsky y Vincent White, acusan que el caso avanza con lentitud.