Fonofobia o miedo a algunos sonidos: conoce sus síntomas y tratamiento

La fonofobia puede estar ligada a emociones negativas del pasado

Fonofobia o miedo a algunos sonidos: conoce sus síntomas y tratamiento
Foto: shutterstock

La fonofobia es el tipo de fobia a ciertos sonidos: puede ser el sonido de los cubiertos, el sorbido del café o de la sopa, incluso el goteo de algún líquido. Los sonidos no tienen que ser necesariamente fuertes.

Síntomas de la fonofobia

Dependen de las sensaciones de cada paciente. Al acudir al terapeuta, este se dará cuenta de hasta qué punto es intensa la alteración de la persona.

Sin embargo, los síntomas más frecuentes son:

  • Sensación de desagrado a sonidos específicos
  • Dolor de cabeza
  • Estrés
  • Taquicardia
  • Ansiedad
  • Enojo irracional ante sonidos particulares
  • Aumento de la sudoración, sobre todo en las manos
  • Repudio a lugares ruidosos y concurridos

Estos síntomas pueden persistir luego de que la persona se aleje de este espacio, porque queda el recuerdo en su memoria de dicho ruido.

Tratamientos

La fonofobia afecta significativamente la calidad de vida de quienes la padece; por eso, se emplean diversas terapias para obtener resultados positivos en el tratamiento de esta fobia.

1. Terapia cognitivo-conductual

Consiste en sesiones de terapia conversacional, donde el terapeuta afronta los pensamientos irracionales del paciente mediante un proceso de mayéutica, procurando que los sentimientos negativos dejen de estar asociados al sonido que causa el malestar.

2. Terapia de exposición grupal

Aquí el paciente es sometido a la exposición de sonidos de manera gradual, acompañado de otros sujetos que presentan la misma situación. Todo esto, buscando que el malestar desaparezca.

Una vez que el paciente se da cuenta que el sonido no representa un peligro real, el nivel de estrés debería disminuir.

fonofobia
Foto: Shutterstock

2. Técnicas de relajación

Estas técnicas son diversas que incluyen ejercicios de respiración, relajación muscular progresiva y visualización guiada.

Ayudan a que los pacientes controlen sus emociones, sobre todo las negativas y que están relacionadas con los sonidos. Las técnicas de relajación pueden ir a la par con las otras terapias.

Las causas de la fonofobia no están claras, pero hasta el momento se asocia con una hipersensibilidad en las vías auditivas.

Incluso, una experiencia negativa del pasado puede estar asociada a un sonido específico que causa trauma en el paciente.