2 autos lograron atravesar la frontera entre México y Estados Unidos derribando parte del muro fronterizo en San Diego

El muro fronterizo entre México y EEUU se ha estado restaurando desde el Gobierno de Obama, pero con mucha lentitud

Autoridades fronterizas creen que dos autos arrollaron parte de la muralla de hierro que divide la frontera de San Diego con Tijuana (México), según reporta la cadena local de televisión WILX 10.

Aparentemente, los vehículos cruzaron la frontera (no se explica si lo hicieron de México a Estados Unidos o viceversa) y se dieron a la fuga.

El Departamento de Homeland Security ya está trabajando para reparar estas murallas.

“Por segunda vez en menos de dos meses, la infraestructura en ruinas del este del condado de San Diego fue desmantelada y violada por presuntas organizaciones de contrabando. Los agentes descubrieron vías transfronterizas de dos vehículos, pero no los localizó”, escribió la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP) en Twitter.

Según explica la cadena de televisión, el muro de hierro que divide a los dos países está siendo reemplazado lentamente. El presupuesto para su mantenimiento fue aprobado por el entonces Presidente Barack Obama, quien también designó la contratación de 2,000 agentes federales para cuidar la frontera.

“Ese tipo de muralla es un pedazo de chatarra. Fue un comienzo, pero se corta fácilmente. Se puede derribar fácilmente, así que no es tan efectivo como una cerca”, dijo a WILX 10 Chris Harris, oficial retirado de la Patrulla Fronteriza.

El actual presidente de EEUU, Donald Trump, quiere construir un muro “gigante” en la frontera sur de este país, sin embargo, el mandatario ha tenido problemas para llevarlo a cabo, pues no puede conseguir los fondos para financiar dicho muro.

Recientemente, Trump demandó al Congreso estadounidense financiar el muro con un presupuesto, pero los Demócratas se rehusaron a pagar por dicha cantidad, causando así el cierre de gobierno más largo en la historia de EEUU.

Tiempo después, ambos bandos llegaron a un pacto, que incluye unos 1,375 millones de dólares para construir unos 88,5 kilómetros de muro fronterizo con México, según The Washington Post, lejos de los 5,600 millones de dólares que reclamaba el presidente Donald Trump para unos 322 kilómetros.