Venezuela: Muertos, decenas de heridos y acopios sin llegar en la jornada de entrega de ayuda

El 23F está siendo una batalla campal en las fronteras de Venezuela con Brasil y Colombia. La ayuda humanitaria sigue bloqueada
Venezuela: Muertos, decenas de heridos y acopios sin llegar en la jornada de entrega de ayuda
Camiones que transportaban ayuda para Venezuela fueron incendiados.
Foto: Agencia Reforma

La operación para intentar introducir ayuda humanitaria a Venezuela se encontró el sábado con la resistencia de la Guardia Nacional y la Policía Nacional del gobierno de Nicolás Maduro que reprimieron a manifestantes en las inmediaciones de las fronteras con Brasil y Colombia en una jornada que ha dejado al menos cuatro fallecidos y decenas de heridos.

Los enfrentamientos comenzaron temprano en la localidad venezolana de Ureña, fronteriza con la ciudad colombiana de Cúcuta, cuando los militares de la Guardia Nacional lanzaron gases lacrimógenos contra la gente que intentaba llegar al puente fronterizo.

Médicos en el lugar reportaron un par de docenas de heridos. Al grito de “traidores” y “vende patria”, decenas de transeúntes, que acostumbran pasar a diario desde Ureña hasta Cúcuta, increparon a los guardias nacionales por bloquearles el paso. En San Antonio del Táchira, la mayor localidad fronteriza del lado venezolano, también se dieron expresiones de malestar entre los habitantes por el cierre de las vías.

Varios tratan de rescatar la ayuda humanitaria tras el incendio de camiones en la frontera. SCHNEYDER MENDOZA/AFP/Getty Images

“Ojalá que acabaran de venir los gringos de una vez”, afirmó José Alberto Jiménez, un vendedor de café y cigarrillos que trabaja en la frontera, al quejarse de la acción de los militares venezolanos y la profunda crisis que azota al país suramericano. “Nosotros estamos huyendo de Venezuela para sobrevivir”. 

Choques entre manifestantes y chavistas en frontera la frontera con Pacaraima, Brasil.

También se registraron fuertes enfrentamientos en la localidad suroriental de Santa Elena de Uairén, cercana a la frontera con Brasil, donde murieron cuatro personas y más de 20 resultaron heridos, según la ONG Foro Penal. Mientras los cuerpos de seguridad mantenían una fuerte presencia en los cruces fronterizos, el presidente Nicolás Maduro anunció desde Caracas que rompía relaciones diplomáticas con Colombia.

El canciller colombiano Carlos Holmes Trujillo respondió en un comunicado que “responsabiliza a Maduro de cualquier agresión” y reiteró su apoyo al presidente encargado, Juan Guaidó.

Además de los enfrentamientos, el inicio de la jornada se vio marcada por las deserciones de algunos militares y policías, más de una docena, que desconocieron a Maduro y dieron su apoyo a Guaidó y sus intentos de introducir ayuda humanitaria. Entre los desertores estaba el mayor del Ejército, Hugo Parra Martínez, que anunció ante una multitud su respaldo a Guaidó.

Por la tarde, dos camiones que habían entrado a territorio venezolano en la frontera con Colombia fueron incendiados, según algunos testigos por guardias nacionales venezolanos, y la gente intentó movilizarse para rescatar las cajas con la ayuda humanitaria.

Las dos camionetas grandes con ayuda humanitaria que se encontraban este sábado entre la frontera de Brasil y Venezuela se retiraron hacia el interior del territorio brasileño por temor a posibles disturbios en la zona.

Yuretzi Idrogo, diputada venezolana exiliada en Brasil, dijo que se decidió retirar las camionetas, cargadas con alimentos y medicinas, de esa zona neutral entre los dos países “por precaución” y para “evitar posibles conflictos”. “La idea es que esa ayuda ingrese pacíficamente y sin ninguna violencia”, señaló, después de que algunos grupos de manifestantes antichavistas amenazaran con prender fuego la bomba de gasolina de los vehículos.

Un barco con ayuda humanitaria procedente de Puerto Rico recibió amenazas de una fragata de la Armada venezolana y se retiró, según informó Juan Guaidó en su cuenta de Twitter: