Jumaane Williams gana contienda por la Defensoría del Pueblo de NYC

El único candidato republicano, el concejal Erick Ulrich, ocupó el segundo lugar en la contienda y Melissa Mark-Viverito quedó de tercera
Jumaane Williams gana contienda por la Defensoría del Pueblo de NYC
El concejal por Brooklyn Jumaane Williams ganó las elecciones por la Defensoría del Pueblo.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Tras una acalorada campaña en la que 17 candidatos se pelearon uno de los roles públicos con mayor fuerza para llegar a las altas esferas políticas de Nueva York, Jumaane Williams, concejal de Brooklyn, se coronó en la noche de este martes como ganador de las elecciones para ser el nuevo Defensor del Pueblo de la ciudad de Nueva York.

Con más del 30% de los votos, Williams, representante del Distrio 45 en el Concejo Municipal, logró la mayoría de votos en una carrera en la que los partidos políticos pasaron a un segundo plano.

Sin embargo, los republicanos enviaron un mensaje claro a la política local, poniendo al concejal de Queens Eric Ulrich, representante del Distrito 32, en segundo lugar en los resultados, una situación que sorprendió a mucho, debido en parte a ser el único conservador en la contienda, en una ciudad claramente demócrata.

Entre tanto, Melissa Mark-Viverito, una de los tres hispanos que competía en la contienda, quedó en tercer lugar.

Una jornada lenta

La ventolera de los últimos días en la Gran Manzana se tomó un descanso para permitir que cientos de miles de neoyorquinos salieran a votar por su nuevo Defensor del Pueblo de la Ciudad de Nueva York, el rol que dejó Letitia James cuando se convirtió en Fiscal General del Estado.

La jornada especial, realizada entre las 6:00 am y las 9:00 pm, estuvo marcada por el bajo número de votantes en las mesas. Nada sorprendente. La última vez que la Defensoría estuvo en manos de los votantes fue en noviembre de 2017, y en ese momento poco más de un millón de personas salieron a votar.

La Junta Electoral de la Ciudad de Nueva York (BOE) estimó que este año, debido a la fecha, y a que los neoyorquinos tienden a votar muy poco durante elecciones primarias o especiales, el número no sería mayor a unos 500,000.

De ahí que los 17 candidatos emprendieran una carrera contra reloj desde mucho antes del inicio de la jornada para terminar de ganarse el cariño de las comunidades. Algunos de ellos acompañados de madres y hermanos salieron a recorrer estaciones de trenes, bodegas y apartamentos de NYCHA.

En los barrios

En la esquina de la Avenida Jamaica y la calle 224 en la zona de Queens Village, en Queens, Lucia Pérez, una colombiana que tiene más de 20 años viviendo en Nueva York, se acercaba a votar en el puesto de votación de la escuela PS 295. Emocionada por la oportunidad de ejercer su voto en su país de adopción tras años sin poder hacerlo es aún más importante que el voto en sí mismo, aseguró la mujer.

“He visto a algunos candidatos pero voy a votar por la puertorriqueña [Melissa Mark-Viverito]”, apuntó la mujer de 57 años. “Yo creo que ella por ser mujer y latina puede ayudarnos a que se nos tenga más en cuenta en la ciudad”.

Sin embargo, Pérez no pudo ocultar su preocupación al ver que muy pocas personas estaban acercándose a votar. En otro punto de Queens, en Forest Hills, uno de los vecindarios más activos durante jornadas electorales, las elecciones tampoco movieron muchos ciudadanos.

Para Russell Schaffer, un experto en política residente en esta zona que votó en la Escuela Secundaria 190 Russell Sage, “habían más canecas de basura que personas votando”.

“El sitio estaba tan callado como una morgue”, apuntó el experto. “Es una elección que nadie conoce para una oficina que nadie sabe qué hace exactamente”.

Shaffer, quien fue el votante número 37 en su distrito, agregó que “es difícil para la gente sentirse entusiasmada con una elección especial en febrero para un cargo que nadie sabe exactamente lo que hace”.

“Lo más importante que sale de esta elección es esto: quien sea el Defensor Público se convierte en un candidato a la alcaldía en 2021, asumiendo que puede ganar la próxima elección especial en noviembre”, aseguró el comunicador.

La BOE no respondió a una solicitud de comentarios antes del cierre de esta edición.

Tras la campaña

Pese a que las mesas de votación se cerraban a las 9:00 pm, una vez el reloj marcó las 8 de la noche, uno a uno fueron llegando los seguidores de Melissa Mark-Viverito a un bar que por varias horas se convirtió en el centro de campaña de la candidata boricua.

A la vez, opositores se dieron cita a las afueras del lugar, ubicado en la calle 116 y la Primera Avenida, en East Harlem, parte del distrito que Mark-Viverito representó por casi 10 años. Con insultos y gritos, una mujer se robó el espectáculo por al menos cinco minutos hasta que decidió retirarse.

El hecho pasó practicamente desapercibido para al menos una docena de personas que decidieron sentarse en la barra del sitio, uno de los favoritos de la candidata, para presenciar en primera fila los resultados y comentarios en frentre de tres televisores pantalla gigante ubicados frente a ellos que minuto a minuto fueron actualizando desde distintas partes de la ciudad donde los 17 candidatos esperaban el conteo final.

“Yo creo que la gente está muy emocionada sobre todo porque esta es la segunda vez que Melissa escoge nuestro bar para esperar los resultados de una elección de la que hace parte”, dijo Claudia Whitley Medina, una neoyorquina de ascendencia puertorriqueña que recibió a cada de unos los asistentes y quien se convirtió en uno de los testigos principales de los nervios y la incertidumbre del equipo de Mark-Viverito.

Para Claudia Whitley Medina, puertorriqueña en Harlem, Mark-Viverito era la opción indicada.

“Ella hace parte de nuestra comunidad y eso hace que mucha gente en nuestro barrio la apoye y esos están hoy aquí”, apuntó Medina, quien recalcó que “ella siempre ha sido muy cercana con todos los que hacemos parte de esta comunidad”.

Adentro, como por arte de magia la música en inglés que caracteriza a London Irish Pub se transformó en salsa y merengue. Marc Anthony, Cardie B y mucho reguetón encendieron a los asistentes ansiosos de poder levantar una copa en nombre de Mark-Viverito.

“Es difícil saber lo que la gente está pensando en estos momentos de votación”, apuntó Ángela Vidal, una de las asistentes que durante los últimos días decidió conectarse con cada candidato para al final tomar la decisión de seguir a la ex presidente del Concejo Municipal. “La verdad es que ella es la mejor, no solo porque representa a los latinos, sino porque tiene otros ideales que incuyen a la comunidad LGBTQ y a las mujeres”, apuntó Vidal.

Finalmente la candidata, pasadas las 9:20 de la noche, y tras un día de caminatas, discursos y entrevistas en muchos rincones de la ciudad, fue ovacionada a su llegada, al tiempo en que medio como NY1 daban como ganador a Williams.

“Esto no es el resultado que esperábamos pero nuestra campaña ha logrado poner temas en frente como el sistema de transporte y la situación de NYCHA”, dijo Mark-Viverito, quien agradeció “a todo pulmón” a su equipo.

Melissa Mark-Viverito se reunió con seguidores en East Harlem.

“Gracias a todos los que están aqui presentes. siento mucho apoyo y se los agradezco de corazón porque ustedes construyeron un movimiento en solo tres meses, logrando poner una campaña que tuviera un movimiento y ustedess hicieron todo esto posible”, apuntó la puertorriqueña, quien destacó la importancia de continuar impulsando la diversidad en el poder político neoyorquino.

“Para quienes vieron a una latina luchadora en esta carrera, este es su momento para pelear por un cambio”, recalcó. “El cambio en esta ciudad ha venido de la mano de personas de color, LGBTQ, que decidieron no esperar su turno y lucharon por ese cambio”.