¿Por qué algunas parejas rompen cuando enfrentan una enfermedad como el cáncer?

Es "too much" para seguir, le dijo Louis D’Esposito a Dayanara Torres como argumento para acabar la relación; la exMiss Universo fue diagnosticada con cáncer de la piel

Cuando se hizo público el fin del compromiso entre Dayanara Torres y Louis D’Esposito, en medio del tratamiento contra el cáncer de piel que enfrenta la ex Miss Universe, miles y miles de comentarios invadieron las redes sociales. En su mayoría, en contra del copresidente de Marvel Studio, quien presuntamente le había expresado a la boricua que era “too much” continuar con la relación.

¿Cómo es posible que actuara de esta forma? ¿Dejarla sola en este momento tan crucial en el que ella se encuentra tan vulnerable? ¿Es una reacción normal en estos casos?

Según la sicóloga clínica Frances Díaz, el miedo es una de las principales razones que lleva a uno de los miembros de la pareja a terminar la relación.

“En las relaciones de pareja, cuando hay este tipo de situación, lo primero que viene es miedo. Es miedo a tú no saber cómo lidiar con la situación. Piensas que el evento es muy grande para ti, pero podría darse el caso que la relación no fuera una relación sólida, que la persona no tiene compromiso y no ve por qué tiene que estar aguantando X o Y situación”, explicó Díaz, quien tiene oficina en Ponce y lleva más de una década como profesora de la Universidad Ana G. Méndez.

La experta indicó, además, que este tipo de evento inesperado también suele afectar a relaciones sólidas a medida que va pasando la enfermedad.

“Cuando son enfermedades crónicas, el cuidado que hay que darle a la persona, los cambios de humor que va a tener el paciente, las relaciones sexuales se afectan por los medicamentos, porque la persona o tiene dolor o los medicamentos le quitan la libido. Se ponen indispuestos, se ponen mal del estómago, les da dolor. Se afectan, inclusive, los cariñitos porque la persona no quiere a nadie pegado al lado por lo incómoda que se siente. Por eso se recomienda que los cuidadores participen de grupos de apoyo para entender la enfermedad, que vayan a terapia de pareja para ellos entender por qué el otro se comporta de ese modo, porque el enfermo no se da cuenta que está tratando mal a la pareja”, explicó.

“Pero ese no es el caso de Dayanara porque estaba todo empezando. Que hay que ver cómo estaba esa relación de pareja cuando se da la situación. Uno no puede especular porque uno no conoce los detalles de la relación”, puntualizó.

En caso de la persona enferma, explicó que esta lidiará constantemente con cambios de humor y físicos de acuerdo a la condición que tenga, lo que a su vez la afectará emocionalmente.

“Todo eso afecta en una relación de pareja porque ponte en el lugar de la persona, su pareja está enferma, pero ya no te abraza, ya no te besa, no tiene relaciones sexuales, no se ocupa de ti y aunque tú tienes la capacidad de pensar y saber que está enferma, empiezas a resentir que ya no tienes con quién contar. Por eso es que se recomienda, vayan a terapia de pareja, participen de grupos de apoyo, el que está sano, para que la persona vaya entendiendo. El cuidar una persona enferma te va desgastando físicamente por eso los cuidadores necesitan tanto apoyo. Y no estamos hablando solo de pareja, hay hijos que cuidan a sus padres y tiene un desgaste horrible; el matrimonio de años o padres que cuidan a niños que tienen unas condiciones y viene el desgaste”, sostuvo.

No obstante, el abandono de la pareja también tendrá sus efectos emocionales en la persona enferma. “La persona de la condición, emocionalmente va a empeorar. Cuando tú tienes un diagnóstico, tú sufres ansiedad, depresión, y le vas a añadir que ya esa persona que tú amabas, que tú creías que iba a estar a tu lado dándote apoyo ya no la vas a tener, y eso te va a decaer. El que tú te sientas deprimido, abandonado, traicionado, eso empeora tu condición y físicamente puede haber repercusiones, porque te descuidas en tu tratamiento, porque tu estado anímico no ayuda a tu mejoría. En la persona que rompió, los efectos van a depender de la razón para romper, porque si tú rompiste porque no quieres ese lío, te vas a sentir aliviado, pero si tú lo quieres y es en un momento de pánico, te vas a ver afectado y con el tiempo regresas”, aseguró.

La especialista no pudo precisar con cuanta frecuencia suceden estas situaciones, pero sí indicó que en su práctica ha tenido casos en los que el cuidador experimenta la infidelidad.

“No sé cuán común sea, pero yo he tenido experiencia que suceden infidelidades en el sentido de que ‘como ya no me atienden sexualmente siento que no me quieren, soy infiel, pero me mantengo cuidando a la persona’”, relató Díaz.

“Lo ideal en estas situaciones es siempre buscar ayuda, tener empatía con esa persona que necesita comprensión y apoyo”, recalcó.

(Por: Ana Giselle Torres / Para Primera Hora)