Buscan una ley para que pervertidos no puedan volver a viajar en Metro y buses de Nueva York

Hay un pequeño grupo de reincidentes que protagonizan estos delitos, según NYPD
Buscan una ley para que pervertidos no puedan volver a viajar en Metro y buses de Nueva York
Masturbación en el Metro de Nueva York
Foto: (Captura video/Facebook)

La Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) puede y debería prohibir a los pervertidos el acceso al Metro y autobuses por el resto de sus vidas, según legisladores y funcionarios de la ciudad.

“Los delincuentes sexuales reincidentes utilizan los trenes y los autobuses como su coto de caza, asaltando, abusando y aterrorizando a otros pasajeros”, denunció el concejal Chaim Deutsch (D-Brooklyn), quien forma parte del comité de transporte.

“Permitirles el tránsito masivo equivale a dar la bienvenida a un pedófilo a una escuela. Absolutamente deben estar sujetos a una prohibición de por vida del transporte masivo“, afirmó, citado por New York Post, periódico que ha identificado por lo menos a tres masturbadores públicos en serie: James Hunt, Ramón Vega y Roberto Rodríguez.

“Los pasajeros tienen derecho a usar el Metro en forma segura, sin miedo, lesiones o acoso”, dijo el comisionado de la policía de Nueva York, James O’Neill.

“El crimen en los trenes se redujo significativamente, pero hay un pequeño grupo de reincidentes que conducen los delitos sexuales en el Metro, y están repitiendo estos crímenes repugnantes una y otra vez”.

“Si el arresto y las sanciones judiciales actuales no impiden este comportamiento, tenemos la obligación de que los neoyorquinos usen métodos más sólidos para detener estos delitos”, agregó el Comisionado. “La exclusión de estos delincuentes sexuales en serie debe estar [sobre] la mesa”.

Es una opción que los miembros de la policía de Nueva York dicen que han estado implorando a la MTA durante años, sin resultado.

“En lo que respecta a prohibir a las personas, es realmente que la MTA no está presionando”, dijo un ex oficial de policía bajo condición de anonimato.

La MTA podría darle a los infractores sexuales un “aviso de entrada ilegal” que les prohíbe poner un pie en una estación o bus, bajo pena de enjuiciamiento, similar a las órdenes que usan las tiendas minoristas para alejar a los ladrones.

Si violan esa orden, se les puede acusar de entrada ilegal. ¿Pero cómo controlar el acceso en un sistema usado por millones de usuarios, muchos incluso polizones que viajan sin pagar, ensucian o trasladan animales sueltos, algo también prohibido?

Una fuente de la MTA dijo que la agencia no tiene autoridad legal para ello y que la restricción requeriría una acción del sistema de justicia penal.

El alcalde Bill de Blasio dijo que vale la pena considerar la prohibición permanente de los peores delincuentes, incluso cuando el Ayuntamiento anticipa controversia en una medida así.

“Habría que resolver muchos problemas de cumplimiento y probablemente algunas consecuencias colaterales”, dijo el portavoz de la alcaldía, Eric Phillips, pero agregó que el gobierno local estaba dispuesto a considerar la opción.

La senadora estatal demócrata Diane Savino dijo que renovaría un impulso a la legislación para aumentar la gravedad de muchos delitos sexuales, desde faltas menores hasta graves.

En medio del caos y la anarquía, en el subterráneo han aumentado los robos, los suicidios, la indigencia, los animales sueltos, las peleas verbales y físicas, los manoseos y la exposición sexual a través de masturbación masculina.