NYC pide a Albany agilizar contratos de $1 millón para minorías y mujeres

El alcalde quiere ampliar la concesión de contratos de libre discrecionalidad con empresas MWBE

NYC pide a Albany agilizar contratos de $1 millón para minorías y mujeres
Rocío Raña es la fundadora de Langelo, una empresa certificada MWBE./Mariela Lombard
Foto: El Diario

Hace 10 años la uruguaya afincada en Nueva York, Rocío Raña, puso en marcha la empresa de traducciones e interpretación, Langalo. Empezó a crecer lentamente y en 2017 inició el proceso de certificación como MWBE, empresa de mujer o de minoritaria racial y étnica. Cuando hace un año lo consiguió la marcha de su empresa empezó a cambiar “radicalmente”, según explica a El Diario, y si sale adelante la última propuesta municipal para dinamizar el programa, cree que volverán a aumentar sus oportunidades como pequeña empresaria.

El alcalde, Bill de Blasio, va a pedir a los legisladores de Albany que aprueben una reforma que considera crucial para el futuro y la ampliación de las posibilidades del programa de MWBEs en la ciudad de Nueva York por el cual estas empresas acceden a un porcentaje reservado de contratos públicos. La petición del alcalde pasa por elevar el techo para la contratación discrecional en contratos de bienes y servicios valorados en $1 millón.

Es un gran salto desde que en 2017 la ciudad consiguiera la autorización para adjudicar contratos a las empresas certificadas sin necesidad de concurso formal competitivo cuando la cuantía de estos se elevara a $150,000. Antes de este cambio este gasto discrecional estaba limitado a contratos que no superaran los $20,000 en bienes y $35,000 en construcción, cantidades que son poco sustanciales en la ciudad.

Al incrementar este límite discrecional, el proceso de adjudicación de contratos sería más ágil, se reduciría el tiempo y papeleo que requieren los concursos competitivos y se daría más flexibilidad a las agencias de la ciudad para contratar a unas empresas con las que hay un compromiso de aumentar su papel en la ciudad.

Para De Blasio es una cuestión de ampliar la oportunidad económica de negocios de latinos, afroamericanos, asiáticos y de mujeres, que son tradicionalmente más pequeños y se ven beneficiados de los precisos pagos de la Administración además de la estabilidad que un contrato oficial lleva consigo. Para Jonnel Doris, asesor y director de la Oficina del Alcalde para las MWBEs, el aumento de las cantidades de estos contratos permitirá a más empresas de minorías y mujeres “aumentar su capacidad y tener éxito en NYC”.

Raña ha conseguido dos contratos discrecionales que hasta ahora están limitados a la cuantía de los $150,000. El primero fue para proveer asistentes bilingües para las elecciones. “Ajusté la propuesta económica a esa cantidad”, explica. Luego fue contratada también para el mismo servicio para las elecciones especiales a defensor del pueblo el pasado mes.

“El proceso es más fácil que en los concursos aunque también se estudian a varios proveedores porque se simplifican los trámites y no se demora tanto”, cuenta. “Hay control igual, y sé que se tienen propuestas competitivas. Yo cuando supe de estos contratos me presenté sin conocer a nadie”, dice para hablar de las garantías del procedimiento.

La propuesta del Alcalde a Albany le da esperanza porque también ha comprobado que otro proceso de concurso al que se presentó demoró casi 10 meses en saber si estaba seleccionada. “Es crucial que las mujeres y minorías podamos entrar en estos contratos compitiendo con empresas de tamaño similar”, dice.

Raña dice que desde que se certificó su empresa empezó a recibir ofertas de contratos de forma inmediata. “Simplemente llegan al correo electrónico”. En Langalo trabaja ella y una persona más pero cree que va a tener que contratar a un asistente de contabilidad. Su trabajo lo hace a través de una red de unos 100 freelancers certificados.

El año pasado las agencias dependientes de la Alcaldía concedieron contratos por valor de $1,600 millones a estas empresas, el 19% de todos los contratos concedidos y un 11.4% más que el año anterior, según datos del mes de octubre. Es el avance que se ha ido registrando desde que en 2015 De Blasio se comprometiera a que estas empresas optaran a $16,000 millones en 2025, cantidad que se aumentó a $20,000 millones tres años más tarde.

Incertidumbre

La petición del Alcalde al legislativo del estado llega cuando este está debatiendo el futuro de su propio programa de empresas minoritarias y de mujeres.

El artículo 15A que regula estos contratos reservados para MWBEs se ha ido renovando por periodos de varios años desde que se estableció en 1988. Debido a la oposición republicana la renovación por cinco años que buscaba el gobernador, Andrew Cuomo, no salió adelante en el último presupuesto que al menos consiguió extender el programa un año más, que vence a finales de 2019.

Ahora, con mayoría demócrata el proyecto es incluir en este programa a municipios que no tienen contratación para minorías, discrecionalidad en contratos de menos de $400,000 e inclusión de organización de fines de lucro para los objetivos de utilización. Pero incluir este programa en el presupuesto del estado que tiene que estar aprobado el 1 de abril va a seguir siendo contencioso porque además se incluye una cláusula que impide certificar a quienes tengan un patrimonio neto de tres millones de dólares, según explicaba a este diario Quenia Abreu, presidenta de New York Women’s Chamber of Commerce.

Varios grupos de empresarios y cámaras de comercio han ido a Albany ya a solicitar que este tope se elimine. Abreu explicaba que le preocupa que no se incluya el programa en el presupuesto y le sorprende que con la mayoría demócrata no se llegue a un acuerdo sobre este punto.

“Estos son programas claves para el empoderamiento de nuestra gente porque cuando se da negocios a minorías se crea empleo en estas comunidades. Necesitamos que se dé importancia a este programa”. Para Abreu, una de las personas más activas en la comunidad empresarial femenina y latina, no hay duda, el programa MWBE es un reflejo de lo que pasa en la ciudad “más diversidad e inclusión”.