Doctor en juicio por matar a bebé y torturar a amante sigue viendo pacientes; NYS no se había enterado

Sólo ahora consideran suspender su licencia médica, mientras está en libertad bajo fianza con brazalete en el tobillo
Doctor en juicio por matar a bebé y torturar a amante sigue viendo pacientes; NYS no se había enterado
Dr. Vignendra Ariyarajah
Foto: Zocdoc.com

Vignendra Ariyarajah, un cardiólogo casado egresado de Harvard, ha seguido practicando la medicina, a pesar de estar acusado de haber matado a un bebé y torturar a su novia en Brooklyn en un ataque de celos en 2016.

De momento se encuentra a la espera de un juicio, en libertad condicional tras pagar una fianza de $750 mil dólares.

Pero los funcionarios estatales del Departamento de Salud sólo se enteraron del caso a través de los reportes salidos ayer en la prensa, informó New York Post. Sólo ahora están considerando suspender su licencia médica.

“Después de enterarse por primera vez de estas acusaciones criminales atroces a través de informes de los medios de comunicación, la Oficina de Conducta Médica Profesional (OPMC) comenzó a revisar de inmediato todas las opciones que, según la ley, incluyen la suspensión inmediata de la licencia de un médico en espera del resultado de una investigación completa”, dijo en un comunicado el Departamento de Salud, que supervisa el organismo de concesión de licencias.

“Nuestra prioridad número uno es la seguridad de los pacientes, y estamos haciendo todo lo posible para garantizar que este médico no represente un riesgo”, agregó la portavoz.

Ariyarajah está acusado de contratar a dos personas para secuestrar y torturar a su amante porque estaba embarazada de otro hombre, y matar al bebé apenas nació.

En la audiencia en la corte ayer, su abogado, Matt Myers, dijo que su cliente continúa practicando la medicina en Brooklyn, incluso mientras usa un brazalete de tobillo electrónico como condición de su fianza.

El doctor reside en Nueva Jersey y está acusado de homicidio culposo, asalto y otros cargos, después de que uno de sus supuestos cómplices cooperara con las autoridades.