Neoyorquinos caminan más rápido que el promedio mundial y superan buses en Midtown

En NYC se anda a pie a aproximadamente 3.4 millas por hora, más rápido que muchos buses de MTA
Neoyorquinos caminan más rápido que el promedio mundial y superan buses en Midtown
Muchos turistas hacen del caminar una actividad típica más en NYC
Foto: Edwin Martinez

Caminar en la ciudad de Nueva York es parte de la dieta diaria, y no siempre porque se quiera, sino porque hay que hacerlo.

Lo estimulan el diseño cuadriculado de las calles y el uso frecuente del Metro, además de lo difícil y costoso de estacionar, y el tráfico complicado, entre varios factores que se complementan entre sí.

Por ello no sorprende que aquí la mayoría de la gente camine rápido y hasta supere la velocidad a la que se mueven algunos buses en Midtown.

En 2018, la velocidad promedio de los buses locales fue de apenas 6.7 mph (10 kph). Para el M42, apenas 3.2 mph.

Los neoyorquinos tardan sólo 12 segundos en caminar 60 pies; eso es aproximadamente 3.4 millas por hora, y un poco más rápido que estar sentado en el autobús M42, destacó The New York Times, citando un viejo estudio mundial que consideran aún vigente.

Los caminantes de NYC están por encima del promedio mundial y son líderes en EEUU, pero no en el planeta, concluyó hace unos años el investigador Richard Wiseman, profesor de psicología de la Universidad de Hertfordshire (Reino Unido), quien estudió “el ritmo de la vida” en 32 ciudades.

Ubicó a Nueva York en el 8vo puesto. Mucho más rápido se camina en:

  1. Singapore (Singapore): 10.55 segundos/60 pies.
  2. Copenhagen (Dinamarca): 10.82
  3. Madrid (España): 10.89
  4. Guangzhou (China): 10.94
  5. Dublín (Irlanda): 11.03
  6. Curitiba (Brasil): 11.13
  7. Berlín (Alemania): 11.16

Los resultados fueron parte de su libro, “Quirkology”. En el detalle puntual de la velocidad al andar a pie, investigadores en ciudades alrededor del mundo observaron a caminantes un día específico de verano, entre las 11:30 am y las 2:00 p.m. hora local.

Con un cronómetro registraron el tiempo que tardaron 35 hombres y mujeres en caminar por un tramo de 60 pies de pavimento. Descartaron a las personas cargando paquetes o equipaje, caminando con otros o hablando por teléfono.

Al comparar los resultados con los de un experimento similar realizado en 1994 por Robert Levine, profesor de psicología en la Universidad Estatal de California en Fresno, Wiseman concluyó que el ritmo de la vida urbana, medido al caminar, había aumentado 10% en promedio mundial, aunque en Nueva York se había mantenido estable a lo largo de los años.

En su registro de 32 urbes, la ciudad más lenta para caminar fue Blantyre en Malawi, en el sur de África, al ritmo de caracoles: una quinta parte de una milla por hora.

En comparación, el récord mundial de Michael Johnson para la carrera de 200 metros es equivalente a 23 millas por hora.