Confirman cadáveres de pareja de Nueva York de vacaciones en República Dominicana; FBI busca el auto

El vehículo donde viajaban habría caído al mar, pero no ha sido recuperado
Confirman cadáveres de pareja de Nueva York de vacaciones en República Dominicana; FBI busca el auto
Portia Ravenelle y Orlando Moore
Foto: FACEBOOK

Dos cuerpos que los médicos forenses estaban investigando en República Dominicana fueron confirmados como pertenecientes a Orlando Moore (43) y Portia Ravenelle (32), pareja de turistas de Nueva York reportados desaparecidos en la isla.

La pareja murió debido a un accidente automovilístico que ocurrió “hace unos días” cerca del aeropuerto de Santo Domingo, informaron ayer las autoridades, citadas por Pix11.

Se cree que el auto alquilado por la pareja se hundió en el océano en las primeras horas del 27 de marzo cuando iban camino del hotel en Samaná al aeropuerto, para volver a Estados Unidos. Pero el vehículo no ha sido recuperado.

Según las investigaciones iniciales, Ravenelle logró escapar del accidente cuando el auto cayó al mar. La llevaron ese mismo día a un hospital cercano, indocumentada e inconsciente, y nunca logró hablar. Murió ocho días después, el 4 de abril.

En el ínterin, el 31 de marzo el cuerpo de un hombre que encaja con la descripción de Moore fue hallado en el mar, cerca de Sans Souci. Estaba en etapa avanzada de descomposición y atacado por peces.

Agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI) se integraron a las labores de investigaciones que realiza la Policía Nacional de la isla, reportó Listín Diario.

Los agentes federales visitaron el lugar donde se cree cayó el vehículo e investigan los registros telefónicos de los celulares que usó la pareja de Mount Vernon (NY) durante su estadía en República Dominicana.

También funcionarios de la embajada de Estados Unidos se presentaron al sitio donde se presume cayó el vehículo al Mar Caribe, en la Autopista Las Américas.

Ayer las autoridades no pudieron realizar ningún tipo de labor en el mar, debido al fuerte oleaje que se registró en el punto conocido como “la batidora”, y donde pescadores habían informado que se encontraba un vehículo.