¿La guerra del narco en México llegó a los Estados Unidos?

La DEA sigue la pista a los pleitos entre cárteles

¿La guerra del narco en México llegó a los Estados Unidos?
Las ejecuciones en Chicago son consecuencia de pleitos entre pandillas rivales que compran droga a cárteles mexicanos.
Foto: Scott Olson/Getty Images

La Administración para el Control de las Drogas (DEA) considera que los cárteles mexicanos mantiene su guerra –que deriva en decenas de ejecuciones– en México, aunque ha reconocido que las pandillas que colaboran con grupos criminales mexicanos son una consecuencia de ese problema.

“Aunque los asesinatos relacionados con las drogas en México en 2017 superaron los niveles pasados de violencia, los miembros mexicanos de las TCO (Organizaciones Delictivas Transnacionales) con sede en los Estados Unidos generalmente se abstienen de extender los conflictos internos del cártel”, indica el más reciente reporte de esa agencia.

Actualmente las autoridades estadounidenses consideran que el Cártel de Sinaloa mantiene su expansión en los Estados Unidos, a pesar de la captura y procesamiento de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, además de alertar sobre el avance del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), liderado por Nemesio Oseguera Cervantes, alias “El Mencho”.

En 2017, la extradición de Guzmán Loera tuvo un fuerte impacto en México y los Estados Unidos, ya que varios grupos delictivos aprovecharon esa ausencia para tomar las posiciones que eran dominadas por el Cártel de Sinaloa, sobre todo en cuanto a distribución en el país.

Las bandas en Chicago tenían suministro de narcóticos exclusivamente del grupo de “El Chapo”, pero luego se pusieron a las órdenes de grupos más agresivos, como Jalisco Nueva GeneraciónLos Rojos y Guerreros Unidos.

Mark Giuffre, agente de la División de Campo de la DEA, le dijo al Daily News que la ciudad se había convertido en un “centro logístico” para el tráfico de estupefacientes, donde operan los grupos mencionados que en México han ganado terreno, debido a sus violenta forma de operar.

Los crímenes en la ciudad no dejan de preocupar a la administración del presidente Donald Trump, quien se ha referido a ello como “una carnicería”.

“Los cárteles suministran los narcóticos a las violentas bandas de las calles de Chicago… Grupos que se dedican al contrabando y al transporte de las drogas están ofreciendo sus servicios a cualquier cártel que quiera pagarles por ello“, explicó Giuffre.

Aunque tienen sede en Chicago, las pandillas ayudan a distribuir cocaína, heroína y metanfetaminas a otros estados.

En 2018, la DEA y autoridades mexicana dieron a conocer en Chicago la recompensa contra “El Mencho”, que comenzó en $8 millones de dólares y ahora es de $10 millones de dólares. El anuncio se hizo en una de las plazas clave para el CJNG en la distribución de drogas en EEUU.