Una llamada que es una señal de peligro

Se multiplican las acciones telefónicas fraudulentas para robar identidades o dinero
Una llamada que es una señal de peligro
La Seguridad Social advierte que han aumentado los intentos de fraude./Archivo
Foto: Archivo

“Esta es la Administración de la Seguridad Social. La razón de esta llamada es que su número del seguro social ha sido suspendido por actividad sospechosa. Si no nos llama inmediatamente será desactivado…”.

Es posible que reciba esta llamada con este mensaje grabado en inglés. Quien escribe esta nota que lee y tres personas cercanas recibieron la misma llamada el lunes de esta misma semana. Y es una llamada que no es legítima, es intimidatoria y según se ha denunciado a la Oficina del Inspector General de la Seguridad Social quienes la reciben han oído amenazas de acciones administrativas o retirada de beneficios.

Es el tipo de llamada que nunca (nunca, nunca) hará la Seguridad Social o el IRS (que empieza sus contactos por carta) y, en general, la Administración.

Esas llamadas son un intento de fraude, pero son tan frecuentes que en la propia página en Internet de la Administración de la Seguridad Social se encuentra información sobre ello en la propia portada. Y es muy clara. Los empleados de esta administración nunca les llamaran desde la línea de fraude con un número de teléfono que comience con 1 800. “Los ciudadanos no deben responder a esta llamada ni dar información personal”.

“Ningún empleado le amenazará para obtener información o les prometerá un tipo de acción a cambio de información personal o pago”, afirman. En caso de que oigan que la llamada va por este camino, cuelgue sin más.

Quienes se hacen pasar por empleados públicos pueden querer dos cosas de usted. La primera es dinero y suelen tratar de hacerlo diciendo que tienen que comprar una tarjeta de prepago para hacer una transacción. Si antes de que le den esta instrucción no ha colgado, es momento de hacerlo. Ya sea la Administración Federal o la empresa eléctrica. Es un fraude.

La segunda cosa que pueden querer es su identidad. Sus datos personales, administrativos y financieros. Con ello pueden asumir su personalidad y abrir cuentas en bancos, vaciar las suyas, usar sus tarjetas, su seguro médico e incluso pueden presentar sus taxes y obtener su reembolso. Es posible que incluso si son arrestados den el nombre y el resto de datos de una persona cuya identidad haya sido robada.

Aunque haya quien piense que “no tiene nada que esconder” y no le preocupe la intromisión tecnológica en la privacidad, lo cierto es que hay que estar muy alerta no solo por lo que no tenemos por qué revelar sino por lo que queramos proteger también. Nuestras cuentas, nuestras pensiones, nuestra vida.

Por eso, ante las llamadas amenazantes, los intentos de usurpación y los movimientos que desconoce en sus cuentas o datos, denuncie para que se sepa que su identidad ha sido comprometida.

Atento

Cualquier dato que no le cuadre con su comportamiento ciudadano o financiero es una bandera roja de peligro. Según la FTC, Comisión Federal de Comercio, esté atento a:

  • Si ve que movimientos en su cuenta que no puede explicar.
  • Si no recibe facturas en el correo
  • No le aceptan los cheques
  • Su historial de crédito revela transacciones que usted no ha hecho
  • Le llaman muchos cobradores de deuda que usted no reconoce o recibe facturas médicas por tratamientos que no han hecho.
  • El IRS le dice que más de una declaración se ha presentado en su nombre.

 

Si recibe llamadas…

Denuncie el caso en https://oig.ssa.gov/report o llamando al (800) 269-0271 entre lunes y viernes de 10.00 AM a 4.00 PM. La Comisión Federal de Comercio tiene también tiene una página específica para fraude  https://identitytheft.gov/ssa