La verdad sobre los anticoagulantes

Millones de estadounidenses toman a diario anticoagulantes, o diluyentes sanguíneos, para ayudar a evitar la formación de coágulos de sangre potencialmente peligrosos y para prevenir un ataque cardíaco o un derrame cerebral.

Estos medicamentos con receta, que a veces se usan para disolver coágulos existentes antes de que causen daño, pueden ser muy efectivos. Para el 9% de los adultos mayores con el problema del ritmo cardiaco llamado fibrilación auricular (Afib), los medicamentos pueden reducir el riesgo de un ataque cerebral hasta en un 70%.

Durante años, la warfarina (Coumadin y genérico) fue el medicamente más utilizado para que la sangre fluya con más facilidad.

Debido al riesgo de hemorragias cerebrales graves, incluso mortales, de este medicamento, los usuarios necesitaban análisis de sangre al menos semanalmente al principio, y luego al menos una vez al mes. También debían tener cuidado con ciertos alimentos, incluidos los que contienen vitamina K (como la col rizada y las espinacas), que pueden interferir con el adelgazamiento de la sangre.

Pero, los lineamientos publicados recientemente recomiendan anticoagulantes más recientes como el apixaban (Eliquis), dabigatran (Pradaxa) y rivaroxaban (Xarelto) para la mayoría de las personas con fibrilación auricular. Estas directrices vienen de varias asociaciones como American College of Cardiology, American Heart Association, y Heart Rhythm Society. (Las personas con válvulas cardíacas mecánicas y estrechamiento de la válvula mitral de moderada a grave deben seguir usando warfarina).

Estos medicamentos, introducidos en los últimos 9 años, son tan efectivos como la warfarina y potencialmente menos peligrosos, dice Peter Noseworthy, MD, cardiólogo de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota.

Un estudio de 2017 publicado en la revista Stroke encontró que las personas que tomaban un anticoagulante más nuevo tenían un 50% menos de probabilidades de sufrir una hemorragia cerebral que las que tomaban warfarina. Y los medicamentos más recientes no requieren cambios en la dieta o análisis de sangre frecuentes.

Sin embargo, aún pueden aumentar el riesgo de sangrado y pueden afectar la función hepática y renal, por lo que tu médico deberá hacer los exámenes correspondientes al menos dos veces al año. Y dado que es probable que los adultos mayores con fibrilación auricular necesiten un anticoagulante de por vida, es esencial tomarlo correctamente.

¿Qué anticoagulante es mejor para ti?

“Es difícil decir que uno es mejor o peor, porque no hay mucha información para compararlos entre sí; principalmente los comparamos con la warfarina”, dice Jonathan Halperin, MD, profesor de cardiología en la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai en la ciudad de Nueva York.

Pero hay diferencias que quizá quieras preguntarle a tu médico. Por ejemplo, el apixaban se asoció con el riesgo más bajo de hemorragia importante en un estudio de 2016 publicado en la revista Chest, y el riesgo más bajo de hemorragia gastrointestinal en adultos mayores en comparación con dabigatran y rivaroxaban en un estudio publicado en la revista Gastroenterology en 2017.

El dabigatran conlleva un riesgo de acidez estomacal de aproximadamente el 10%, tan grave que los pacientes tienen que cambiar de medicamento, dice Noseworthy. Y no se puede pulverizar, que es un problema si tienes dificultad para tragar píldoras.

Sigue estas 4 medidas inteligentes

Si tomas un anticoagulante, es inteligente hacer lo siguiente:

Conocer tu dosis. Los anticoagulantes más recientes vienen en una dosis estándar y una más baja para las personas con problemas renales, así que asegúrate de tomar la adecuada (y que tu médico haya descartado una enfermedad renal si tomas la dosis más alta). Según un  estudio publicado en 2017 en la revista de la American College of Cardiology, un 16% de los pacientes recibió la dosis incorrecta.

Programar tu medicamento en el momento adecuado. Tómalo a la misma hora cada día; los efectos desaparecen rápidamente. Pregunta a tu médico qué debes hacer si omites una dosis. Las instrucciones podrían depender de qué anticoagulante utilices.

Informar sobre los efectos secundarios. Los medicamentos más recientes pueden causar sangrado grave, incluso mortal. (El riesgo de sangrado gastrointestinal es ligeramente mayor que con la warfarina). Dile a tu médico si también tomas algún antidepresivo, como paroxetina (Paxil y genérico) o sertralina (Zoloft y genérico), que puede aumentar aún más los riesgos de sangrado. (No tomes aspirina o ibuprofeno a menos que tu médico te lo indique).

Tomar decisiones inteligentes respecto a la actividad. Pide a tu médico autorización antes de participar en pasatiempos en los que podrías lesionarte (como andar en motocicleta), dice Noseworthy.

Los deportes de contacto, como el fútbol soccer, quedan prohibidos, pero puedes realizar actividades como esquiar y montar en bicicleta si usas equipo de protección. Si sufres un accidente que causa sangrado importante o necesitas una cirugía de emergencia, te pueden administrar un medicamento como el idarucizumab (Praxbind) en la sala de emergencias, lo que ayudará a que la sangre se coagule normalmente, casi de inmediato.

Para las personas que toman warfarina, los efectos de ese medicamento pueden revertirse en aproximadamente una hora por medio de plasma fresco y congelado.

Nota del editor: este artículo también aparece en la edición de abril de 2018 de Consumer Reports On Health.

Inscríbete para recibir Lo último – nuestro boletín mensual. Recibe contenido nuevo entregado directamente a tu correo electrónico.

Consumer Reports is an independent, nonprofit organization that works side by side with consumers to create a fairer, safer, and healthier world. CR does not endorse products or services, and does not accept advertising. Copyright © 2019, Consumer Reports, Inc.