Letras: ¿Cuál es la reina de las oraciones condicionales?

Son esos enunciados que hacen parecer fácil la gramática
Letras: ¿Cuál es la reina de las oraciones condicionales?
Foto: Shutterstock

Las oraciones condicionales son muy sencillas de enunciar y de reconocer y por lo tanto no presentan ninguna complicación. Son esos enunciados que hacen parecer fácil la gramática. Basta con que uno diga Si llueve me quedo en casa para emitir una oración condicional, es decir, la que plantea una condición o requisito.

La conjunción si es la reina de las condicionales, la más breve, elocuente, fácil y reconocible. Ya sea para cualquier hablante o estudiante de español, esa conjunción se hace entender. Basta que la distingamos del acentuado adverbio , que también es una de las palabras más fáciles de aprender y de usar, ya que sola equivale a una oración completa.

Pero volvamos al si condicional. Que sea la reina de las oraciones condicionales no quiere decir que sea la única, ni mucho menos. Hay otras tres conjunciones que también sirven para ese tipo de oraciones, con las que podemos dar otros matices al lenguaje para no repetir la conjunción reina hasta el cansancio.

Una de ellas es como ya que podemos decir Como no estudies te va a ir mal en el examen, toda una condicional hecha y derecha. Otra es mientras que nos sirve para advertir a un niño Mientras te portes bien, podrás comer las golosinas. La tercera es cuando para afirmar Cuando El Diario de Nueva York lo dice, será verdad.

Pero allí no se agota el inventario ya que para enunciar oraciones condicionales podemos utilizar lo que se llaman locuciones (en este caso conjuntivas condicionales) como con tal de que, siempre que, siempre y cuando, a menos que, a no ser que, como no sea, en el supuesto de, a condición de que.

¿Quiere otras condicionales en vez de la popular conjunción si? No las considere como complicaciones sino como matices que enriquecen la expresión y dan variedad al lenguaje:

  • Con la ayuda de Messi podemos ganar la copa.
  • De haberlo sabido no te habría dicho nada.
  • Viniendo tu amiga seríamos ocho.
  • Yo que tú no diría lo que acabas de decir.

Jorge Ignacio Covarrubias es secretario general de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE)