La mentira de Trump sobre inmigrantes vuelve a quedar en evidencia

Trump asegura que indocumentados elevan el crimen en EEUU, las cifras lo dejan en ridiculo
La mentira de Trump sobre inmigrantes vuelve a quedar en evidencia
Trump defiende su campaña antiinmigrante a pesar de todo
Foto: John Moore/Getty Images

Una y otra vez la retórica antiinmigrate del presidente Donald Trump ha profesado la idea de que a mayor número de indocumentados en EEUU más crimen. La evidencia vuelve a contradecirlo.

Un nuevo informe del Marshall Project, tras revisar las cifras oficiales, determinó que la inmigración ilegal que llega al país no provoca un aumento en las tasas de crimen a nivel nacional, como sugieren Trump y los sectores más conservadores del país, 

El equipo de investigadores, liderado por Anna Flagg, encontró que una gran mayoría de las áreas estudiadas del país registraron disminuciones tanto en delitos violentos como en contra de la propiedad entre 2007 y 2016, independientemente de si la población indocumentada había aumentado o disminuido.

“Las áreas con mayor migración no autorizada parecían tener mayores caídas en las tasas de criminalidad, aunque la diferencia era pequeña e incierta”, destacó Flagg en el estudio.

Para realizar el informe, The Marshall Project cruzó los datos estimados de indocumentado publicados por el centro de investigación Pew con cifras sobre crimen a nivel local del Buró Federal de Investigación (FBI).

Al analizar con más profundidad la conexión entre el flujo de población indocumentada residente en varias zonas metropolitanas y los diferentes tipos de delitos, los expertos no fueron capaces tampoco de establecer una relación.

De hecho, la mayoría de los tipos de delitos tenían una línea de tendencia “casi plana”, lo que indica que los cambios en la inmigración indocumentada tuvieron “poco o ningún efecto” sobre la clase de crimen en las diversas áreas que se examinaron.

El asesinato fue el único tipo de delito que sí parecía mostrar un aumento, pero la diferencia fue “pequeña e incierta”, según los autores.

“Al dividir los delitos violentos y de propiedad en sus diferentes ramas de agresión con agravante, robo, asesinato, robo y hurto nuevamente no existe una conexión con poblaciones indocumentadas entre 2007 y 2016”, indicó Flagg.

Los investigadores subrayaron que, para los inmigrantes indocumentados, ser arrestados por cualquier motivo significa enfrentar una posible deportación, por lo que tiene sentido que sus tasas de crimen sean menores.

Los resultados de este análisis se parecen a los de otros estudios sobre la relación entre la inmigración indocumentada y los delitos.

Por ejemplo, dos informes divulgados el año pasado por el Instituto Cato descubrieron que los inmigrantes ilegales en Texas cometieron menos delitos que la población general de ese estado y encontraron que las personas sin papeles tienen menos probabilidades de ser encarceladas.

Con información de EFE