Impulsan ley en NY para que patronos roba salarios vayan a la cárcel

La asambleísta Catalina Cruz y el senador Neil Breslin introdujeron un proyecto en la Legislatura estatal para que esa conducta sea incluida en el Código Penal del Estado
Impulsan ley en NY para que patronos roba salarios vayan a la cárcel
Raúl Alarcón, quien fue víctima de robo de salarios, junto a la asambleísta Catalina Cruz y Manuel Castro, de NICE
Foto: Edwin Martinez / El Diario

A pesar de que las leyes federales, estatales y municipales son claras al afirmar que cualquier persona que realice un trabajo, sin importar su estatus migratorio, tiene derecho a compensación económica, el robo de salarios en Nueva York sigue en aumento, y así lo revelan más de 150,000 casos denunciados en los últimos años, de los cuales muchos quedan en las sombras, y otros no siempre terminan con un final feliz.

Y es que según defensores laborales y activistas, en la Gran Manzana y sus alrededores, esta práctica se ha convertido en una epidemia a la que no se ha logrado frenar a pesar de los recursos que las leyes actuales disponen, pues según empleados estafados, como Armando Valderrama, a quien un contratista que se mueve en Brooklyn le robó más de $2,000, “falta un remedio más poderoso para que los patronos tomen escarmiento y dejen de jugar con el hambre de la gente”.

La Ley de Prevención del Robo de Salarios (WTPA), que requiere que los empleadores den un aviso por escrito de las tasas salariales a cada nuevo empleado, y que entró en vigencia el 9 de abril de 2011, no ha sido suficiente y se estima que la cantidad total de salarios robados por los empleadores en todo el país supera los $15,000 millones de dólares cada año.

Y entendiendo la urgencia de ponerle freno al robo de salarios, delito del que incluso su propia madre fue víctima cuando era indocumentada, la asambleísta estatal Catalina Cruz acaba de introducir un proyecto de ley en la Legislatura en Albany, con el que pretende que los patronos que roben salarios a sus empleados vayan a la cárcel.

Porque robar salario es un crimen

Esta propuesta de ley busca que el robo de salarios se penalice, se criminalice y se incluya dentro del Código Penal en la categoría de robo, con condenas privativas de la libertad, porque lo que estamos viendo es que en este momento si un patrón deja de pagar, el único recurso que el trabajador tiene es ir al Departamento de Labor del Estado y poner la queja, en procesos que se demoran entre seis meses y un año y cuando es hora de reclamar el patrón se desaparece y el empleado perdió su dinero”, aseguró la política colombiana de Corona, vecindario donde este tipo de robo es pan de cada día.

“Muchas de estas compañías están utilizando el robo de salario con parte de su plan de negocios para generar ingresos. Se aprovechan de la necesidad del pobre y a la hora de pagar se quieren hacer los bobos y no pagarle a nuestra gente y no vamos a permitir eso”, agregó la asambleísta, advirtiendo que aunque algunas fiscalías, como la de Manhattan, han tratado de judicializar a patronos que roban salarios, al no estar tipificado en las leyes el delito como tal, deben recurrir a buscar otros delitos similares.

Cruz advirtió que además de promover prisión para aquellos que no cumplan con su obligación salarial, la ley promueve la promoción de campañas educativas para que los trabajadores conozcan mejor sus derechos y los empleadores sepan bien a lo que se exponen si no pagan.

Esta ley crea ese crimen bajo la designación de robo y una vez aprobada la ley el robo de salarios va a pagarse con cárcel y con penalidades económicas porque no hay nada más que le duela a una persona que perder su libertad”, dijo la política, explicando que las penas dependerán del monto y los esquemas de robo que realicen los patronos. “Además vamos a promover un plan de la mano de organizaciones comunitarias para educar a nuestra gente y enseñarles que si les roban sus salarios tienen opciones para recuperarlos”, agregó la legisladora, mostrándose esperanzada de que incluso sea aprobado antes de que culmine la actual sesión legislativa.

Raúl Alarcón, quien fue víctima de robo de salarios

Justicia para los trabajadores

Cruz manifestó que esta ley le dará más herramientas al Departamento de Labor para poder ayudar a hacer justicia con los trabajadores, pero afirmó que es necesario darles mayores recursos para que puedan contratar a más investigadores, pues “están haciendo lo mejor que pueden con lo que tienen, pero no cuentan con todo lo que necesitan”.

La iniciativa, que también está siendo promovida en el Senado por el legislador Neil Breslin, busca además que los malos patronos que reincidan, tengan penas mayores.

“Cuando un empleador roba los salarios de varios empleados de manera continua, su intención no es robar individualmente a un trabajador, sino robar a su fuerza laboral. Se debe hacer mucho más para proteger a los neoyorquinos trabajadores de estos malos actores y el hecho de incluir el robo de salarios a la lista de actividades incluidas dentro del delito de hurto, es un paso hacia adelante”, dijo el legislador estatal. “Esto permitiría a los fiscales buscar sanciones más severas contra los empleadores que roban salarios a los trabajadores, en un intento por detener la explotación de los trabajadores”.

Un alivio para las víctimas

Raúl Alarcón, quien fue víctima de un mal patrón, se mostró complacido con la propuesta de ley de Cruz y Breslin, para que “se acabe el jueguito de robos” que muchos contratistas están promoviendo.

El empleado de un de negocio de pintura, aseguró que a principios de este 2019, su antiguo jefe, a quien identificó como Néstor, le adeudó $3,300. No solo nunca le pagó esa cantidad completa sino que se tardó mucho tiempo en darle solo una parte, tras una intensa presión. Después hizo que otros empleadores no lo contrataran, en un acto que define como evidente retaliación.

“A mí me contrataron para una obra y se hizo un arreglo de que iba a pagar dos semanas vencidas, pero completas, de 600 semanales, pero Néstor empezó a atrasarse bastante y cambió el sistema de pago. Luego empezó a pagar incompleto, y después empezó a hacernos ir a un sitio y a otro en la Roosevelt, a buscarlo para que nos pagara. Cuando uno llegaba a un sitio decía que ya no estaba ahí, que fuéramos a otro. Él intenta dilatar el pago lo que más puede”, comenta el colombiano.

El trabajador pidió castigos severos para quienes actúen de semejante manera con sus empleados: “Cobrar lo que trabajé se volvió un calvario, él contratista empezó a jugar con nosotros y luego empezó a pedirnos un ITIN number de impuestos, supuestamente para pagar, algo que no había pedido antes, por eso creo que si esta gente sabe que si no paga puede ir a la cárcel, va a pensarlo dos veces antes de querer robarnos”.

Raúl Alarcón, quien fue víctima de robo de salarios junto a Catalina Cruz

Manuel Castro, director ejecutivo de la organización NICE, que vela por los derechos de los trabajadores, aseguró que el robo de salarios se ha vuelto tan común en la Gran Manzana, y especialmente en partes de Queens, en buena parte porque los empleadores “ladrones” no ven leyes que los castiguen, como la propuesta por Cruz y además porque no hay seguimiento a los casos reportados por falta de recursos.

“En este tipo de casos hemos identificado a empleadores que lo están haciendo de una manera sistemática. En los últimos doce meses hemos visto en nuestra área más de 500 casos reportados por nuestros miembros. Sabemos que los contratistas deciden explotar a la gente de esta manera porque saben que el Departamento de Labor muchas veces no investiga casos muy pequeños, pero estamos hablando de casi 100 mil dólares entre todos esos casos”, aseguró el activista, quien defendió la urgencia de que Albany apruebe la ley de castigo penal por robo de salarios. “Esta ley no solo manda ese mensaje de que ya no se puede jugar más con los trabajadores sino que nos da a las organizaciones comunitarias más herramientas para ayudar y presionar”.

Modesta Toribio, quien trabaja en la Unidad de ayuda a trabajadores de la organización Make the Road NY, se mostró complacida con la iniciativa de mandar a prisión a los patronos ladrones, una movida que ha estado proponiendo desde hace varios años, según ella, porque es la única manera efectiva de poner freno a los abusos.

“Yo he venido sugiriendo hace muchos años que quienes roban salarios vayan a la cárcel, porque sé que si hacemos que eso se haga realidad, los patronos van a dejar de robar. Creo que es la única solución para al menos detener y reducir el robo de salarios”, comentó la activista.

El mexicano Julio Vargas, quien trabaja mayormente con contratistas de limpieza, hizo un llamado a la Legislatura estatal para que dé luz verde a la ley propuesta.

“Muchos de nosotros somos gente que no entiende de esas cosas y por eso nos ven la cara de tontos, pero si de verdad los políticos quieren ayudarnos, tienen que aprobar esto rápido para que los patronos no se burlen más de nosotros, porque un solo cheque que nos deban nos pone a aguantar hambre”, aseguró el trabajador, quien dice haber sido víctima de tres contratistas que lo pusieron a ver las verdes y las maduras al no pagarle. “A uno la renta no le da espera, la comida tampoco ni la colegiatura de los niños, mientras ellos están enriqueciéndose con nuestro trabajo, como si fuéramos esclavos. Ojalá metieran presos a todos esos rateros”, dijo el inmigrante.

Autoridades exhortan a denunciar a patronos roba salarios

El Departamento de Trabajo de Nueva York, que tiene una unidad de ayuda de salarios no pagados, advierte que los empleadores que no cumplen con sus obligaciones salariales están cometiendo un delito, considerado menor y hace un llamado a que las víctimas presenten sus reclamos. Cifras de esa agencia revelan que en los últimos años han logrado recuperar más de $120 millones en pagos adeudados.

Asimismo, la Fiscalía General del Estado también ha lanzado una dura batalla para recuperar los salarios robados de los trabajadores y han ayudado a más de 1,500 empleados en casos civiles y penales.

Trabajadores Luis Gil, Mauricio Jimenez, Jose Francisco Lopez con Modesta Toribio. Robo de Salario.

Salarios recuperados con el Departamento de Trabajo

  • 120 millones de dólares recuperados en los últimos años.
  • 150,000 trabajadores que han denunciado robo de salarios han recuperado su dinero en los últimos años.
  • 18.1 millones de dólares en salarios recuperados en la primera parte del 2015.
  • 19,000 trabajadores beneficiados.
  • 30.2 millones de dólares en salarios recuperados en 2014.
  • 27,000 trabajadores beneficiados.
  • 23 millones de dólares recuperados en 2013.
  • 30,000 trabajadores beneficiados.
  • 20 millones de dólares en salarios recuperados en 2012.
  • 19,700 empleados beneficiados.
  • 26 millones de dólares en salarios recuperados en 2011.
  • 26,400 trabajadores beneficiados.

Dónde pedir ayuda:

  • Si usted tiene una queja acerca de su empleador, no dude en llamar al 311 y solicitar la Oficina de Normas Laborales del Departamento de Asuntos del Consumidor
  •  Para presentar quejas y reclamos, el Departamento de Labor del Estado ofrece ayuda en la línea 888-469-7365 o a través de la página https://www.labor.ny.gov/home/
  • Asimismo puede llamar a la línea del distrito de Nueva York al 212-775-3880
  • La organización Make the Road NY tienen una oficina especializada en ayuda a recuperar salarios. Puede llamar al (718) 565 85 00 ext. 4472 a Modesta Toribio
  • Organización NICE: (718) 205-1687