Quería acabar con la ciudadanía por nacimiento y militarizar la frontera, ahora es el nuevo director de USCIS

Trump nombra a Ken Cuccinelli como director interino del servicio de inmigración
Quería acabar con la ciudadanía por nacimiento y militarizar la frontera, ahora es el nuevo director de USCIS
Durante su paso por el Senado de Virginia Cuccinelli promovió varios proyectos antiinmigrantes
Foto: Getty Images

Se prenden las alarmas en la comunidad inmigrante al hacerse oficial el nombramiento del ex fiscal general de Virginia, Ken Cuccinelli como nuevo director de USCIS.

Durante su paso por la fiscalía general de su estado y el Senado de Virginia, Cuccinelli estableció un buen número de políticas antiinmigrantes destinadas a restringir el acceso a los servicios públicos, el empleo e incluso la ciudadanía de los migrantes y sus familias, explica un informe de The Daily Beast.

Tras el nombramiento de Trump, Cuccinelli será uno de los principales jefes del gobierno actual en asuntos relacionados con la inmigración.

En 2010, Cuccinelli presentó un escrito en apoyo de S.B. 1070, una ley de Arizona que permitía a los agentes de policía investigar el estado migratorio de cualquier persona arrestada o detenida por la policía, basándose en una “sospecha razonable” de que estaban en el país ilegalmente.

Ese mismo año, emitió una opinión legal que amplía una política similar para incluir a cualquier sospechoso de inmigrante indocumentado detenido por la policía por cualquier motivo.

“Los oficiales de policía de Virginia tienen la autoridad de hacer las mismas consultas que las contempladas por la nueva ley de Arizona”, escribió Cuccinelli en la opinión. “Mientras los oficiales tengan el nivel requerido de sospecha para creer que ha ocurrido una violación de la ley, los oficiales pueden detener e interrogar brevemente a una persona que sospechan que ha cometido un delito federal”.

El reporte de The Daily Beast explica como Cuccinelli durante sus ocho años en el senado del estado de Virginia, fue el principal patrocinador de una serie de proyectos de ley dirigidos a inmigrantes indocumentados en el estado.

Una de las leyes propuestas habría permitido a los empleadores despedir a empleados que no hablaban inglés en su lugar de trabajo, y estipuló que cualquier empleado despedido sería “descalificado para recibir beneficios de compensación por desempleo”.

Otra ley habría permitido a las empresas demandar a los competidores que creían emplear a inmigrantes indocumentados por daños económicos, más $ 500 “por cada extranjero ilegal empleado por el acusado”.

En un proyecto de ley de 2008, Cuccinelli instó al Congreso a convocar una convención constitucional para enmendar la Enmienda 14 de la Constitución de los Estados Unidos “para aclarar específicamente que una persona nacida de un padre que es ciudadano de los Estados Unidos también es un ciudadano de los Estados Unidos”, con el fin de excluir a los hijos de inmigrantes indocumentados nacidos en los Estados Unidos.

Los defensores de la comunidad inmigrante llamaron al nombramiento de Cuccinelli como jefe interino de la agencia de inmigración más importante de la nación como “profundamente preocupante”.

“El historial de Cuccinelli de posturas y declaraciones anti-inmigrantes es profundamente preocupante. Al final, necesitamos soluciones unificadoras y una política inteligente sobre inmigración, no más polarización. La instalación de Cuccinelli no augura nada bueno “, dijo Ali Noorani, director ejecutivo del Foro Nacional de Inmigración.

Por último Cuccinelli hizo un llamado a militarizar la frontera recientemente, bloqueando a todos los inmigrantes de América Central para desalentar la formación de las llamadas “caravanas”.