Propuesta para prohibir ingreso de delincuentes al Subway divide a neoyorquinos

La resolución, que tendría que ser aprobada por la Legislatura estatal, será votada por la Junta Directiva de la MTA este miércoles

Propuesta para prohibir ingreso de delincuentes al Subway divide a neoyorquinos
MTA tomo la decisi—n de prohibir la entrada al sistema del Subway a los "criminales de carrera" que hayan cometido delitos en el pasado.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

En un hecho que tiene divididos a los neoyorquinos, incluyendo a funcionarios electos, activistas y usuarios del Subway, este miércoles la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) votará para aprobar una resolución con la que pedirán formalmente a la Legislatura estatal que por ley se prohíba el ingreso al metro y autobuses a quienes delinquen de manera reiterada en el sistema de transporte. La iniciativa busca que se otorgue poder a los jueces para que impartan ese castigo a los infractores reincidentes de delitos como robo, agresión y actos sexuales.

“Necesitamos que la Legislatura tome medidas y que los jueces comiencen a decidir que este sea un posible castigo”, aseguró Sarah Feinberg, miembro de la Junta de la MTA, que este miércoles someterá a escrutinio la propuesta.

En promedio, al menos 1 incidente delictivo se registra cada día en el sistema de transporte por parte de delincuentes reincidentes. El año pasado la policía arrestó un total de 266 personas, mientras que en lo que va corrido del año se han detenido a 67 individuo, 23 de ellos por delitos sexuales.

Linda Lacewell, otro de los miembros de la Junta Directiva de la MTA defendió la iniciativa, manifestando que cuando una persona recurre al mismo delito, permitir que siga beneficiándose del sistema de transporte pone en riesgo a los usuarios. “¿Por qué tenemos que pasar por eso otra vez?. Evitemos que el problema ocurra en primer lugar”, expresó.

El Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York (NYPD) manifestó su apoyo a la medida, asegurando que si no se toman acciones contra los reincidentes, muy seguramente continuarán haciendo de las suyas en el sistema de transporte.

“Los neoyorquinos deben poder usar el sistema de metro de manera segura, y los depredadores reincidentes que se aprovechan de los pasajeros y que nos han demostrado una y otra vez que siguen sin inmutarse, simplemente deben ser excluidos”, aseguro la sargento Mary Frances O’Donnell, vocera de la Uniformada, explicando que si hay cambios en el comportamiento de los delincuentes, podría contemplarse la reinstalación de sus beneficios de acceso al metro.

“El objetivo del NYPD es hacer que aquellos que se aprovechan de nuestros usuarios no puedan acceder al sistema hasta que puedan demostrar que ya no son una amenaza para nuestros pasajeros”, dijo la oficial. “El NYPD está comprometido a trabajar con la MTA y la Legislatura del Estado para lograr esto, y agradecemos a Sarah Feinberg y a la Junta de la MTA por dar este primer paso importante”.

MTA tomo la decisi—n de prohibir la entrada al sistema del Subway a los “criminales de carrera” que hayan cometido delitos en el pasado.

Opiniones divididas

Ruth Rivera se mostró a favor de la iniciativa de la MTA y aseguró que ha vivido en carne propia el temor de la inseguridad. “Yo hace tres meses venía en el tren R y una mujer negra se me hizo al lado con un cuchillo. Eso da miedo y creo que si hubiera más policías y que a la gente que comete delitos no se la deje entrar, estaríamos todos más seguros”, dijo la ecuatoriana.

Asimismo, Belén Auquilla defendió la necesidad de implementar mano dura contra agresores y delincuentes. “No estamos hablando de gente que se porta bien, sino de gente abusiva. Ellos no deberían permitírsele volver jamás a los trenes, no solo a los que tocan a las mujeres sino también a los que han cortado caras y robado. No debería dárseles ninguna oportunidad”, dijo la joven.

Pero no todos ven con buenos ojos el llamado de la MTA, que tiene a los neoyorquinos divididos.

Ruth Rivera y Belen Auquilla.
MTA tomo la decisi—n de prohibir la entrada al sistema del Subway a los “criminales de carrera” que hayan cometido delitos en el pasado.

“Esta propuesta de la MTA es un esfuerzo para causar distracción entre los pasajeros sobre el trabajo en que (la MTA) debería enfocarse para arreglar el metro. Ya contamos con un sistema de justicia penal para responsabilizar a las personas que cometen delitos”, dijo Rebecca Bailin, de la organización Riders Alliance, que vela por los derechos de los pasajeros.

La activista advirtió que tomar una medida semejante, resulta arbitrario y riesgoso teniendo en cuenta que la policía y el sistema judicial ha criminalizado por años a las personas pobres, hispanas y afroamericanas.

“No es aceptable prohibir a las personas el uso del espacio público, incluido nuestro sistema de transporte público. Además, una política como esta solo exacerbará las desigualdades actuales en un sistema de justicia penal que ya se dirige de manera desproporcionada a las comunidades de bajos ingresos y las personas de color”, agregó Bailin.

Nick Sifuentes, director ejecutivo de la organización Tri-State Transportation Campaign advirtió que un asunto como ese no se puede tomar a la ligera, y destacó que la propuesta se haga en momentos en que los incidentes en el metro han disminuido dramáticamente con respecto a décadas anteriores.

Andrea Balarezo.
MTA tomo la decisi—n de prohibir la entrada al sistema del Subway a los “criminales de carrera” que hayan cometido delitos en el pasado.

“La delincuencia en el transporte público se encuentra en mínimos históricos, y viajar en un tren ahora está muy lejos de los peores días de los años 70 y 80. Esos beneficios de seguridad se han logrado sin prohibir el tránsito de personas”, dijo Sifuentes. “Todos merecen estar seguros en el tránsito, pero tenemos que tener cuidado de equilibrar la seguridad pública con el hecho de que si queremos que las personas que han purgado una condena tengan la oportunidad de obtener un empleo remunerado, necesitarán una forma de llegar”.

El activista destacó que si se prohíbe el ingreso al sistema de las personas cuando salgan de prisión, no habrá manera de obtener y mantener un trabajo y muchos podrían recurrir al crimen otra vez”.

Juan Molina, residente de El Bronx, quien de desplaza a diario en el tren 6, se mostró contra la medida y aseguró que lo único que haría es legitimar el abuso y las injusticias.

“Si así no más vemos que a negros y latinos siempre nos tienen en la mira, con una prohibición de esas van a hacer que cualquier racista se sienta con derecho de acusarnos y meternos en problemas. Ese tipo de pensamientos son de la época de la inquisición. No creo que el Senado actual promueva semejante locura”, dijo el peruano, quien pidió a la MTA que mejor trabaje para mejorar el sistema. “Por eso les pagan, para que los trenes funcionen bien no para que ahora se crean jueces con ideas similares a las de Trump”.

Decisión en mano de Albany

La asambleísta estatal Catalina Cruz también manifestó que cuando la propuesta llegue a Albany, será necesario revisar el asunto de manera minuciosa para balancear la seguridad con la justicia.

“Es un tema que hay que analizarlo muy bien, para no afectar a nuestras comunidades, pues creo que cuando se trata de delitos de acoso sexual, o de hostigar en el tren de manera recurrente, estoy de acuerdo con prohibirles el ingreso, pero cuando hay otros delitos llamados crímenes de pobreza, que la gente está haciendo por la misma necesidad, si les cerramos el acceso a moverse, estamos empujándolos más a que reincidan”, dijo la legisladora de Queens, advirtiendo que por nada del mundo podría incluirse ahí el tema de los evasores del costo del pasaje.

Cifras de arrestos de delincuentes reincidentes:

  • 67 delincuentes reincidentes en el sistema de transporte han sido detenidos este año.
  • 23 agresores sexuales reincidentes fueron detenidos en el primer trimestre del 2019.
  • 266 delincuentes reincidentes en total, fueron arrestados el año pasado..
MTA tomo la decisi—n de prohibir la entrada al sistema del Subway a los “criminales de carrera” que hayan cometido delitos en el pasado.