Trump busca borrar su gran “ridículo” con otra amenaza. Otra más para la historia

Trump amenaza con responder con fuerza "abrumadora" a los ataques de Irán
Trump busca borrar su gran “ridículo” con otra amenaza. Otra más para la historia
Trump recurre a su estrategia de negociación política favorita
Foto: Alex Wong / Getty Images

El presidente Donald Trump anunció este lunes una nueva ronda de sanciones contra Irán, sin embargo a la hora de anunciarla dijo que estas estaban dirigidas contra el “Ayatollah Jomeini”, quien murió en 1989, quedando en un gran ridículo.

Luego que el presidente de Irán llamara a Trump “retrasado mental” por su salida en falso, Trump amenazó con responder con “una fuerza grande y abrumadora” a cualquier ataque de Irán contra objetivos del país.

“La muy ignorante e insultante declaración de Irán hecha pública hoy solo muestra que no entienden la realidad. Cualquier ataque por parte de Irán contra cualquier estadounidense será respondido con una fuerza grande y abrumadora. En algunas áreas, abrumadora significa erradicación”, afirmó Trump en Twitter.

El mandatario agregó en un hilo de tuits que “el liderazgo de Irán no comprende las palabras ‘amable’ o ‘compasión’, nunca lo ha hecho. Lamentablemente, lo que entienden es Fuerza y Poder, y EEUU es de lejos la Fuerza Militar más poderosa del mundo, con 1,5 billones de dólares invertidos durante los últimos dos años”.

Agregó que “el maravilloso pueblo de Irán está sufriendo y sin ninguna razón en absoluto. Su liderazgo gastó todo su dinero en el Terror, y poco en nada más”.

Trump dijo que su país no olvida “el uso” por parte de Irán de artefactos explosivos y de bombas antiblindados, que, aseguró, “han matado a 2,000 estadounidenses y herido a muchos más”, sin ofrecer más precisiones.

El presidente lanzó este mensaje pese a que horas antes su asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, aseguró en Jerusalén, donde se encuentra de visita, que Trump “mantiene la puerta abierta a negociaciones reales” con Irán sobre la cuestión nuclear.

La tensión con Irán ha ido en aumento desde que Washington se retirara el año pasado del acuerdo nuclear con Teherán, pero ha alcanzado nuevas cotas desde abril, cuando Trump decidió no renovar las exenciones a la compra de petróleo iraní.

A ello se sumaron el incremento de la presencia militar en Oriente Medio y el saboteo de cuatro petroleros en un puerto emiratí.

El último incidente fue el derribo el jueves pasado del dron estadounidense MQ-4 Triton, que, según Irán, violó su espacio aéreo, algo que el Pentágono ha rechazado.

El lunes, el embajador permanente de Irán en la ONU, Majid Takht-Ravanchi, advirtió de que su Gobierno no puede entablar un diálogo directo mientras su país esté siendo amenazado.

Trump impuso ayer sanciones al líder supremo de Irán, Ali Jameneí, y otros responsables del país persa.