¿Cómo ayuda la biopsia testicular en los tratamientos de reproducción asistida?

La biopsia testicular busca encontrar espermatozoides adecuados para la fecundación
¿Cómo ayuda la biopsia testicular en los tratamientos de reproducción asistida?
Foto: pixabay

La biopsia testicular consiste en extraer una pequeña porción del tejido de la zona testicular. Este procedimiento se lleva a cabo de dos maneras: Por medio de la punción, que consiste en insertar una aguja en el testículo, o a través de una biopsia.

Este procedimiento no es doloroso, y lo pueden realizar incluso aquellos hombres que ya se practicaron la vasectomía. Es útil para hombres con un bajo recuento de esperma o aquellos que sufren de disfunción eréctil.

En el caso de la biopsia, el propósito es conseguir una porción del tejido testicular por medio de una pequeña incisión. Ahora bien, este procedimiento por lo general va acompañado de un tratamiento de fecundación in vitro. De esta manera, los embriones podrán estar disponibles cuando se necesiten.

Causas que no permiten una fecundación natural

Quienes acuden a la biopsia testicular, por lo general lo hacen debido a que no pueden engendrar de forma natural. Esto se debe a varias causas. Una de ellas puede ser un bajo conteo de espermas.

Pero también puede ser por alguna enfermedad que obstruye la vía seminal, lo que impide el paso de los espermatozoides. Este síndrome es conocido como azoospermia.

Existen dos variables: una es la obstructiva, la cual no permite el flujo correcto de los espermatozoides en el momento de la eyaculación, y el otro tipo es la secretora, en esta, el testículo falla, lo que en apariencia hace que no haya producción de espermatozoides. Este último es un trastorno que afecta la fertilidad en el hombre, aunque son pocos los que lo padecen.

Cómo ayuda la biopsia

biopsia testicular
Foto: Pixabay

La biopsia se puede practicar incluso en hombres que se han hecho la vasectomía. Su propósito es recolectar la mayor cantidad de espermatozoides y almacenarlos. De esta manera, quienes quieran, pueden guardar sus espermatozoides para usarlos cuando quieran fecundar con su pareja.

De esta manera, es posible que hombres que se han considerado infértiles tengan la oportunidad de engendrar hijos. En definitiva, es un buen método que provee la ciencia en  casos de reproducción, pero es tu médico especialista quien debe recomendar el tratamiento propicio para cada caso.