Los pequeños empresarios prevén despidos si tienen que pagar vacaciones

Parte de la crítica se centra en que el mandato municipal no tiene financiación
Los pequeños empresarios prevén despidos si tienen que pagar vacaciones
Las nuevas regulaciones laborales, la falta de acción frente a las subidas de las rentas y otros problemas han llevado a los empresarios a protagonizar protestas como esta en las escalinatas del Ayuntamiento el pasado junio./Mariela Lombard
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Los pequeños negocios de la Gran Manzana temen que si la ciudad impone la obligación de  proveer vacaciones pagadas las consecuencias económicas van a ser caras.

La legislación, que cuenta con el apoyo del alcalde Bill de Blasio, establece que todos los negocios que tengan más de cinco empleados proporcionen a quienes trabajen a tiempo parcial y los que lo hagan a  horario completo 10 días de vacaciones con paga.

Según una encuesta hecha por cámaras de comercio de los condados además de la Asociación Nacional de Supermercados o la NYC Hospitality Alliance, los pequeños negocios –muchos de ellos en manos de inmigrantes– no pueden permitirse el mandato de las vacaciones. Las consecuencias de su puesta en marcha serán despidos de empleados, reducción de horas o apartar las posibilidades de crecer.

El 93% dice que desaprueba la imposición de este mandato que critican que no está financiado. En conversaciones previas con dueños de pequeños negocios, estos han expresado que este costo se suma a los que les cuestan otros derechos de trabajadores que en menos de cinco años tienen acceso a días de enfermedad pagados y licencias familiares. Casi el 50% de los encuestados afirma que los días de enfermedad cuestan a su negocio cantidades significativas y el 60% dice que no ha hecho reinversiones por ello.

Andrew Rigie, director ejecutivo de la NYC Hospitality Alliance, habla en nombre de bares y restaurantes y explicaba en un comunicado que  los pequeños negocios están sintiendo la presión de los mayores costos laborales, las altas rentas y las fuertes sumas que pagan en impuestos de propiedad además de multas elevadas por pequeñas violaciones.

“Tenemos demasiados locales vacantes y muchos negocios luchando por salir adelante. Ahora es el momento de apoyar a los pequeños negocios y no forzarles a asumir otro mandato no financiado”, argumentaba.

La presidenta de la Cámara de Comercio de Manhattan, Jessica Walker, decía en el mismo comunicado que los empleadores quieren “que los trabajadores tengan éxito pero ampliar regulaciones caras conllevan el riesgo de recortes y cierres”.

Si se aprueba este mandato, Nueva York será la primera ciudad del país que ordene vacaciones universales pagadas, algo que es norma en el resto de los países industrializados. Según un reciente informe del Center for Economic Policy Research, EEUU es, de hecho, el único país industrializado que no garantiza por ley el salario de los trabajadores cuando tienen un descanso anual.

Para este instituto de estudios económicos la falta de vacaciones deja en evidencia la desigualdad en el trabajo y la fuerte brecha social porque la conclusión de su estudio es que la mayor parte de las empresas grandes pagan este beneficio a los asalariados. Son los trabajadores de bajos ingresos y los que trabajan a tiempo parcial quienes no lo reciben y cuando lo hacen es en cantidades menores que el resto.

Desde el Departamento de Consumidor y Protección al Trabajador, DCWP, se explicaba ayer que el tiempo pagado personal ” debe ser un derecho y no un privilegio”. “Los neoyorquinos trabajan duro y merecen unas vacaciones sin miedo a perder un cheque o peor”.