Entran en vigencia nuevas regulaciones para frenar la congestión en Manhattan

La Administración De Blasio a través amplían el límite de las nuevas licencias emitidas para vehículos de alquiler

NUEVA YORK.– Desde este lunes empiezan a regir las nuevas regulaciones que aprobó el pasado miércoles la Administración De Blasio a través de la Comisión de Taxis y Limusinas, las mismas que amplían el límite de las nuevas licencias emitidas para vehículos de alquiler y obligarán a las compañías basadas en aplicaciones, a limitar la cantidad de tiempo que sus conductores pasan en las zonas más concurridas de Manhattan mientas están sin pasajeros.

El anuncio fue hecho el viernes por el alcalde Bill de Blasio, quien busca implementar rápidamente un conjunto histórico de regulaciones que debe implementar la Comisión de Taxis y Limusinas (TLC), dirigidas a combatir la congestión en Manhattan, al exigir a las grandes empresas que usan aplicaciones de vehículos de alquiler, como Uber y Lyft, gestionen sus flotas de manera más eficiente.

“Durante mucho tiempo, el estatus quo ha sido aprovechado por compañías que inundan nuestras calles, deprimen el acceso de otros conductores y hacen que sea más difícil para el resto de a moverse”, dijo el alcalde De Blasio, durante el anuncio.

De acuerdo con un comunicado emitido por la oficina del alcalde, estas reglas preservarán un servicio valioso para los neoyorquinos al tiempo que proporcionan un mejor equilibrio entre los servicios de alquiler y los usuarios de este tipo de transporte público. Las nuevas reglas fueron aprobadas por la TLC el 7 de agosto, y el alcalde de Blasio firmó el paquete de regulaciones el viernes, a fin de acelerar su publicación en el Registro de la Ciudad, como lo requiere la Ley de Procedimientos Administrativos de la Ciudad (CAPA).

“Esos días han terminado. La era de la explotación por parte de las empresas de aplicaciones y de sus conductores en nuestras calles ha llegado a su fin. Responsabilizaremos a estas empresas y, al hacerlo, reduciremos la congestión y ayudaremos a los demás conductores neoyorquinos”, añadió el alcalde.

Las regulaciones son la culminación de un estudio intensivo realizado por la TLC y el Departamento de Transporte de Nueva York, que encontró que el 30% del tráfico en Manhattan, corresponden a de vehículos de alquiler (FHV), la mayoría de los cuales funcionan con aplicaciones como Uber y Lyft, y que estos vehículos están cruzando vacíos el 41% del tiempo.

La flota de FHV se había triplicado de menos de 40,000 vehículos en 2010 a más de 120,000 vehículos en 2019, y las emisiones de gases de efecto invernadero de las flotas reguladas por la TLC creció un 62% de 2013 a 2018. El estudio tuvo lugar después de la legislación de la ciudad de agosto de 2018 que detuvo la emisión de nuevas licencias de FHV mientras la Ciudad estudiaba el problema y evaluaba soluciones de políticas a largo plazo.

“Para una fuerza laboral en crisis de pobreza y deuda sin precedentes, el límite de vehículos ha salvado vidas. Está en el corazón de nuestra campaña de unidad que los conductores de taxis amarillos, verdes, libery y Uber y Lyft, finalmente salgan de los salarios de pobreza y quemar menos combustible. Sin el límite, sería imposible para los conductores ganar más o estabilizar esas ganancias”, dijo Bhairavi Desai, director ejecutivo de la Alianza de Trabajadores de Taxi de Nueva York, que tiene unos 21,000 miembros.

Beneficios de la nueva política:

Más del 20% de disminución en el tráfico, los vehículos de alquiler (FHV) debajo de la calle 96 durante las horas pico.