¿Cuál es el tratamiento para la sudoración excesiva?

Esta enfermedad puede deberse a bacterias, genética o presiones psicológicas
¿Cuál es el tratamiento para la sudoración excesiva?
Foto: Shutterstock

La sudoración excesiva, también llamada hiperhidrosis, es un problema que causa gran incomodidad en las personas que lo padecen. El tener las manos, los pies o las axilas constantemente húmedas por sudor, dificulta la higiene y, además, puede causar infecciones por la acumulación de bacterias o lesiones en la piel.

Debido a sus síntomas, esta condición suele determinar la forma de vida, la vestimenta y los lugares que frecuentan los diagnosticados con hiperhidrosis. Pero por fortuna, existen tratamientos que permiten controlarlo y recuperar la calidad de vida.

¿Cómo tratar la hiperhidrosis?

El tratamiento va a variar de acuerdo a la causa de la sudoración excesiva. Algunas veces la hiperhidrosis aparece como síntoma de otra enfermedad, y en este caso, es necesario atacar ese otro padecimiento antes de tratar la sudoración.

Los métodos más comunes para controlar esta condición son:

  1. Combatir las bacterias: las infecciones por bacterias u hongos pueden causar hiperhidrosis y mal olor, por ello es necesario eliminarlas de la piel con antimicóticos.
  2. Buscar terapia psicológica: si la sudoración excesiva es producto del nerviosismo o la ansiedad, la mejor opción es buscar ayuda psicológica.
  3. Usar antitranspirante: para controlar el sudor, los especialistas recomiendan antitranspirantes nocturnos a base de cloruro de aluminio. Dicha sustancia seca las zonas afectadas por la hiperhidrosis.
  4. Probar inyecciones de botox: inyectar toxina botulínica en las axilas, las manos y los pies puede parar la sudoración por al menos tres meses.
  5. Usar técnicas con corrientes eléctricas: esta terapia se denomina Iontoforesis y consiste en conducir por corriente eléctrica, sustancias que repelen el sudor de las axilas especialmente, permitiendo recuperar la salud.
  6. Eliminar las glándulas sudoríparas: ya sea por láser o cirugía, la forma definitiva de acabar con el sudor es eliminando las glándulas que lo producen.

Los síntomas de la hiperhidrosis pueden volver a aparecer con el pasar de los meses. Sin embargo, retomar los tratamientos dos veces por año puede eliminar esta condición.