La gramática también tiene número

El singular y el plural son juguetones y a veces se presentan indistintamente uno y otro con el mismo significado y a veces con significado distinto
La gramática también tiene número
Foto: Shutterstock

La gramática no es matemáticas, pero también tiene número. En este caso se trata de la propiedad gramatical que tienen varias categorías de palabras (como sustantivos, pronombres, adjetivos, verbos) para oponer dos valores: el singular y el plural. Si hablamos de una sola persona o un solo objeto empleamos el singular, y si se trata de más de una, del plural. ¡Qué fácil es la gramática!, ¿no?

La gramática no es música, pero también tiene sus bemoles. El singular y el plural son juguetones y a veces se presentan indistintamente uno y otro con el mismo significado y a veces con significado distinto. Empecemos por los sustantivos conocidos como contables (que se pueden contar) y no contables o continuos (que no se pueden contar).

En los casos de algunos sustantivos contables, en los que usamos el singular para representar una unidad, como espalda, boda y funeral, se pueden usar también en plural, con el mismo sentido, y con valor de unidad: las espaldas del luchador, las bodas de mi amiga, el funeral del bisabuelo.

Los sustantivos no contables o continuos (agua, tierra, aire) suelen presentarse en singular. Pero por cuestiones estilísticas se pueden usar en plural: las aguas bajan turbias (el título de una película argentina), las tierras pampeanas, volar por los aires. Por lo general no constituyen una verdadera pluralización.

Pero también hay casos en los que el cambio de número (singular o plural) significa una modificación en el significado. Haber es un verbo auxiliar que en algunos casos puede significar ocurrir; en cambio haberes quiere decir el conjunto de bienes y derechos de alguien o dinero que se recibe por un trabajo. Celo significa esmero que se pone al hacer algo y, en los animales, el apetito sexual. En cambio celos son los sentimientos de inquietud o sospecha sobre la fidelidad de la persona amada.

Hay sustantivos de objetos dobles que designan objetos compuestos de dos partes simétricas que forman una unidad, y que podemos designar en singular o en plural: los pantalones, las narices, las tijeras. Y hay sustantivos duales que en plural designan objetos pares pero formados por partes independientes: guantes, medias, piernas. Aunque en esta última categoría el plural nunca es equivalente al singular: un guante se refiere a uno solo.

Jorge Ignacio Covarrubias es secretario general de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE).