Tuvo sexo con su esposa, le vendó los ojos para darle un “regalo” y luego la apuñaló en el cuello

El hombre enfrenta una condena por intento de asesinato
Tuvo sexo con su esposa, le vendó los ojos para darle un “regalo” y luego la apuñaló en el cuello
Shaun y Laura May.
Foto: Facebook @Shaun May

Esa madrugada Shaun May dijo haber escuchado ruidos en la planta baja de su casa. Salió unos minutos y regresó al dormitorio que compartía con su mujer, Laura. Entonces Shaun tuvo sexo con su esposa, le vendó los ojos para darle un “regalo” y luego la apuñaló en el cuello.

La única explicación que atinó a darle a su consorte herida era que, el día anterior, había perdido su empleo y estaba preocupado por cómo pagaría las cuentas, incluyendo la hipoteca. Laura, que no fue lesionada de gravedad de milagro, conversó con su marido unos  minutos, antes de que la llevara al hospital.

Cuando los médicos le preguntaron cómo había llegado un cuchillo a su cuello, entre el hombro y la boca, ella dijo que se había caído, pero nadie le creyó. Shaun fue detenido por las autoridades del condado de Kent, en Reino Unido.

El cuchillo no penetró huesos, órganos ni vasos sanguíneos vitales, pero quedó a unos milímetros de la arteria carótida y de la vena yugular. Fue empuñado con tanta fuerza que la hoja salió de su espalda y el mango se rompió. El hombre de 34 años negó los cargos de intento de homicidio, pero fue encontrado culpable por el jurado.

Shaun y Laura se habían casado hace 14 meses, luego de una relación de seis años. Cinco días antes de los hechos, habían regresado de un viaje a Corea del Sur, donde asistieron a la boda del hermano de Laura. Según un reporte de The Mirror, el ataque fue “totalmente inesperado y un completo shock” para ella.

La mujer relató que esa mañana, luego de tener relaciones sexuales, él le cubrió los ojos con un paño de cocina y le dijo que tenía un regalo para ella, pero le pidió adivinar qué era. Pasaron así unos 10 minutos sin que él le mostrara ni le revelara nada y, cuando ella comenzó a molestarse, él le pidió que se recostara boca arriba. “Entonces todo quedó en silencio y de repente sentí una presión sobre mi hombro. Pensé que me habían arrojado un animal, algo me estaba arañando”, relató.

Al principio, pensó que se trataba de un perro, porque la pareja había hablado de adquirir uno, pero al sentir la sangre gotear y tocarse la herida, entendió que no se trataba de ningún animal. Se descubrió los ojos y se dio cuenta de que había sido apuñalada por su esposo. Vio a Shaun parado frente a ella con un cuchillo en cada mano y entonces él amenazó con apuñalarse a sí mismo.

Laura le gritó que soltara los cuchillos y él le explicó que su jefe lo había despedido por usar la cuenta de la compañía para ordenar productos de Amazon para su uso personal. Shaun permaneció en el hospital al lado de su esposa mientras era examinada por los médicos. El hombre dijo en la corte que su intención era hacerse daño él mismo, pero en lugar de eso lastimó a su esposa.

La sentencia de May fue suspendida hasta el 16 de octubre. Se encuentra detenido bajo custodia.