“Gusti” Fernández no pudo alcanzar el sueño de ganar el Grand Slam con el US Open

El número 1 del mundo de tenis sobre ruedas ganó este año el Abierto de Australia, Roland Garros y Wimbledon

“Gusti” Fernández no pudo alcanzar el sueño de ganar el Grand Slam con el US Open
El tenista argentino Gustavo Fernández en acción. Brad Penner/USTA)
Foto: Brad Penner/USTA)

QUEENS, NY.- El argentino Gustavo “Gusti” Fernández, número 1 del mundo de tenis sobre silla de ruedas no pudo cumplir su sueño de lograr el Grand Slam de la temporada y dejó escapar la oportunidad de pasar a la final del US Open, el último grande que le faltaba, tras ganar este 2019 el Abierto de Australia, Roland Garros y Wimbledon.

Fernández cayó este sábado ante el francés Stephane Houdet, número 3 del ranking por el marcador de 3-6, 6-2 y 7-5 tras una hora 44 minutos de juego. Houdet se medirá en la final este domingo al británico Alfie Hewett, número 4 del ranking, quien derrotó por 6-3 y 6-4 al francés, Nicolas Peifer, número 8 del mundo.

Gustavo Fernández, en el US Open. Photo by Pete Staples/USTA)

“Me siento profundamente decepcionado. Lo cual no tengo problemas en asumirlo porque la ilusión era muy grande y la amargura es directamente proporcional. Hoy estuve muy por debajo de mis expectativas”, dijo el Gustavo, de 25 años, nacido en Río Tercero, una ciudad de la provincia de Córdoba, a casi 100 kilómetros de Buenos Aires.

El partido empezó con buen sabor para Fernández, que se adjudicó el primer parcial pero ya en el segundo y tercer las condiciones variaron. Al respecto, el argentino lo resumió así.

“El segundo set lo empecé con mucha imprecisión, con poca disciplina táctica que es mi fuerte y con lo que hago daño. Eso me llevó a ponerme ansioso y a cometer muchos más errores de lo normal y después la ansiedad y una baja de energía, evitó que alcanzara la potencia que hubiese querido. Mi contrincante advirtió eso y fue aprovechando, no lo pude contrarrestar y no pude volver a sentirme cómodo en el partido”.

El jugador argentino también conocido como el “Lobito”, en recordación de su padre, Gustavo Ismael “Lobo” Fernández, que fue un famoso jugador de básquet en varios clubes de la Liga Argentina, dijo que su temporada no termina con el US Open.

“Voy a seguir trabajando fuerte, a tratar de sacarme esta amargura. Me queda un torneo la semana que viene, luego viene el Master en noviembre. El próximo año, voy a hacer una buena pretemporada y continuar compitiendo. No será mayor problema para mí continuar buscando ser el mejor en lo que hago”, sentenció Fernández.

El partido concluyó con 94 puntos para Houdet, contra 87 de Fernández, que convirtió 5 aces y 39 puntos ganadores, mientras que el francés hizo 3 aces y 38 puntos ganadores.

 Expectativa por el Grand Slam

Fernández al momento suma cinco títulos de Grand Slam: Ganó el Abierto de Australia en 2017 y 2019; Roland Garros en 2016 y 2019 y Wimbledon 2019, por lo que existía gran expectativa no solo en Argentina sino, en toda Latinoamérica y el mundo ante la posibilidad de que hiciera historia completando el Grand Slam ganando el US Open, el último grande que hasta ahora le ha sido esquivo, toda vez que fue finalista en 2014.

El consuelo que aún le queda al argentino Fernández en el US Open de dobles, en el que jugará este domingo, haciendo pareja con el japonés Shingo Kunieda, se medirán a la dupla conformado por los británicos Alfie Hewett y Gordon Reid.

Victorias que son toda una leyenda

Pese a haber perdido movilidad en sus piernas desde que tenía un año y medio, Gustavo aprendió a convivir con ese impedimento que, en lugar de minarlo, le hizo ganar una férrea personalidad marcada por sus ansias de salir adelante a través de la práctica deportiva, practicó varias, entre ellas el básquet como su padre, pero finalmente se dedicó por entero al tenis desde antes de cumplir los 10 años.

“Convivir con la adversidad me ayudó a desarrollar una gran capacidad de tolerar la frustración y superarla”, ha dicho Fernández, en varias entrevistas a lo largo de su carrera.

En los Juegos Paralímpicos de Río 2016, Gustavo fue el abanderado del equipo de Argentina, pero pese a no lograr la medalla paralímpica, esa experiencia le hizo plantearse varios objetivos en su carrera. A la fecha suma cinco medallas de oro Panamericanas, obtenidas en los Juegos Panamericanos de Guadalajara en 2011 en tenis individuales, Toronto 2017, en individuales y dobles; y la más reciente en Lima 2019, también en individuales y dobles.