Más vagones sucios también están causando retrasos en el Metro de Nueva York

Además de pasajeros comiendo, la presencia de indigentes y mascotas complica el problema
Más vagones sucios también están causando retrasos en el Metro de Nueva York
La indigencia ha acentuado la insalubridad
Foto: instagram BOYBOI_TRU_SHINE

Nunca ha sido limpio, pero jamás el Metro de Nueva York había estado tan sucio y ello está causando retrasos, no sólo por la basura en las vías, sino en los vagones, aumentando además la presencia de ratas. 

Además de pasajeros comiendo, la cada vez mayor presencia de indigentes y mascotas complica el problema.

Sin sorpresas, en medio del deterioro del subterráneo, en los últimos dos años se han incrementado las denuncias sobre insalubridad en los vagones y, al tomar más tiempo para ser aseados, se puede retrasa la operatividad.

Este año, hasta agosto había 1,623 informes de vagones sucios, superando los 1,504 en todo el año 2017, reportó Fox News.

Aunque un simple viaje en el Metro es la mejor evidencia, la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) justifica que la cantidad de informes aumentó simplemente debido a que se ha mejorado la precisión en la presentación y la codificación de ese tipo de incidentes.

La MTA dice que alienta a los pasajeros a informar sobre vagones sucios para que los puedan “aislar y limpiar rápidamente y devolverlos al servicio” lo antes posible. Y que aún así la cantidad de informes es realmente pequeña, considerando la cantidad de vagones en servicio y los muchos viajes que hacen por día.

Afirma que sólo alrededor del 1% de los retrasos en el Metro se atribuyen a que la MTA tiene que detener un vagón para limpiarlo en las estaciones terminales.

Los trabajadores de aseo están equipados con baldes, coletos y desinfectantes, y capacitados para eliminar los desechos humanos y biológicos, además de la basura normal.

A fines de enero el senador James Skoufis, quien encabeza la Comisión de Investigaciones de la Cámara Alta estatal, afirmó desde Albany que “MTA es el sistema de tránsito más sucio, menos confiable, más lento y más costoso del mundo”.

También han aumentado los robos, los ataques violentos, las peleas físicas y/o la exposición sexual a través de masturbación masculina. Incluso el año pasado se registró el ataque de un pitbull a una pasajera dentro de un vagón.