Hijos de víctimas del terrorismo 9/11 se han hecho bomberos en Nueva York

13 "herederos" integran la clase 2019 de la Academia FDNY, a graduarse el 24 de septiembre
Hijos de víctimas del terrorismo 9/11 se han hecho bomberos en Nueva York
Dan el último adiós a Luis Álvarez en Astoria, julio 2019
Foto: Getty Images

Muchos de ellos eran bebés o niños pequeños cuando sus padres murieron o se enfermaron fatalmente cumpliendo labores de rescate en el Bajo Manhattan en 2001. Algunos de esos héroes fallecieron ese año, otros después, incluso en 2019, por enfermedades desarrolladas posteriormente.

Cuando se cumplen 18 años del ataque terrorista más grande en la historia de EEUU, 13 hijos de bomberos y policías de Nueva York han seguido sus pasos y están a punto de ser colegas de sus heroicos padres.

Son 12 hombres y una mujer que integran la clase 2019 de la Academia FDNY, programada para graduarse el 24 de septiembre.

La mayoría son hijos de bomberos -y hasta hay hermanos- y también de un policía NYPD.

No es la primera vez que sucede. Esta clase del FDNY tiene la mayoría de los miembros “heredados” desde el 11 de septiembre, aunque docenas de otros hijos -hombre y mujeres- ya se han unido previamente a la fuerza, dijo el portavoz Jim Long.

Y en los próximos años pueden surgir más, pues siguen muriendo rescatistas que trabajaron en 9/11.

El FDNY no les permite a los próximos graduados hablar con los reporteros en espera de su ceremonia de graduación, pero sus líderes no escatiman elogios.

La valentía corre en estas familias extraordinarias que han sacrificado tanto por nuestra ciudad. Estoy orgulloso del compromiso que estos jóvenes ya han demostrado al Departamento y espero celebrar con ellos en su graduación”, dijo a New York Post el comisionado de FDNY, Daniel Nigro.

“Creo que es un gran homenaje a sus padres”, comentó Gerard Fitzgerald, presidente de la Asociación de Bomberos Uniformados (UFA). “Es bastante inspirador escuchar que están siguiendo los pasos de sus padres”.

Casi 3 mil personas fallecieron en los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, Washington y Pensilvania. Sólo 60% de las víctimas de ese día han sido identificadas.

Muchas más han fallecido o reportado enfermedades en años posteriores, a consecuencia de los hechos.