Colilla de cigarrillo cargaba el “secreto” del asesinato de cuatro mujeres en Florida

Esto no pinta nada bien para el presunto asesino en serie Robert Hayes
Colilla de cigarrillo cargaba el “secreto” del asesinato de cuatro mujeres en Florida
Fotografía de la oficina del alguacil del condado de Palm Beach County de Robert Hayes bajo arresto.
Foto: (Suministrada)

Tres mujeres recibieron un disparo en la cabeza, cada una abandonada con espacio de un mes. Era 2006 en Daytona Beach (Florida) y la gente en las calles estaba tan asustada que memorizaban las placas de los autos sospechosos y se las daban a la Policía. Y luego, de repente, los asesinatos se detuvieron, reportó la agencia de noticias The Associated Press.

Diez años después, el cuerpo de una prostituta fue arrojado sobre una carretera, a 180 millas (290 kilómetros) al sur de Daytona, en West Palm Beach.

Las pruebas de ADN y de balística mostraron que el estrangulamiento de Rachel Bey y las muertes por arma de fuego de Laquetta Gunther, Julie Green e Iwana Patton fueron cometidas por el mismo hombre, pero los detectives no pudieron identificar al asesino, hasta la semana pasada, dijeron el lunes.

Los investigadores del alguacil del condado de Palm Beach acusaron a Robert Hayes, de 37 años, de asesinato por la muerte de Bey y los detectives de Daytona Beach dijeron que él es el principal sospechoso en su investigación, aunque no ha sido acusado allí, según The Associated Press.

Los detectives también quieren saber qué estaba haciendo Hayes entre 2006 y 2016 y si el exgraduado de justicia penal de la universidad podría ser responsable de más asesinatos.

“Creemos que sacamos a un asesino en serie de las calles. Vamos a buscar víctimas adicionales”, dijo el capitán del alguacil de Palm Beach, Michael Wallace, en una conferencia de prensa el lunes, poco después de que un juez ordenó la detención de Hayes sin fianza.

“Si no hubiéramos puesto a este individuo en la cárcel, lo habría hecho de nuevo y habríamos tenido otra víctima”, dijo el sheriff de Palm Beach, Ric Bradshaw.

La oficina del defensor público del condado de Palm Beach, que representa a Hayes, declinó hacer comentarios. Un hombre que contestó el teléfono a un número que figuraba en la lista de la abuela de Hayes no se identificó, pero dijo: “No tenemos nada que decir”.

Hayes, que mide 6 pies 4 pulgadas (1.9 metros) y pesa 220 libras (100 kilogramos), fue arrestado el domingo sin incidentes en su apartamento justo al lado del Canal Intracostero en West Palm Beach.

Los vecinos dijeron que Hayes es chef y que vivía con una mujer y su hija, de unos 2 años. No sabían si Hayes y la mujer estaban casados. Dijeron que Hayes parecía una persona normal que saludaba y charlaba. Les sorprendió que los investigadores digan que es un asesino en serie.

“Siempre fue amable conmigo”, dijo Craig Brown.

El primer cuerpo de Daytona Beach fue descubierto el día después de Navidad de 2005: Laquetta Gunther, de 45 años, fue encontrada en una brecha entre una tienda de autopartes y un edificio de servicios públicos en su mayoría vacío.

Julie Green, de 34 años, fue encontrada el 14 de enero de 2006 en un camino de tierra en un sitio de construcción. El cuerpo de Iwana Patton, de 35 años, fue encontrado el 24 de febrero en un camino de tierra. Todos estaban desnudos, acostados boca abajo. Un cuarto asesinato podría estar relacionado, dijeron los detectives.

La policía dijo en ese momento que el asesino parecía estar acechando a las prostitutas.

Los asesinatos causaron tal pánico que varias prostitutas se unieron para ayudar a los investigadores, memorizando descripciones de vehículos y placas.

Hablaban regularmente con los investigadores y se mantenían atentas a las actividades sospechosas. Durante una semana, los voluntarios de un ministerio local, incluidos varios residentes sin hogar, distribuyeron volantes y kits de higiene para quienes viven y trabajan en la calle, instando a las personas a no caminar solas por la noche, una tarea difícil para las prostitutas.

En ese momento, Hayes era estudiante en la Universidad Bethune-Cookman de la ciudad. Se graduó en 2006 con un título en justicia penal, dijo la escuela el lunes. Los registros estatales muestran que Hayes también tenía una licencia de guardia de seguridad en ese momento. Los detectives dijeron que Hayes fue interrogado entonces como posible sospechoso de los asesinatos de Daytona Beach debido a una compra de armas similar a la utilizada por el asesino, pero no fue arrestado.

Luego, los asesinatos vinculados se detuvieron hasta el 7 de marzo de 2016. Los investigadores dijeron en los registros de la corte que Bey, que tenía un historial de prostitución, fue vista por un amigo que caminaba por Dixie Highway a las 2 a.m., no lejos de donde vivía Hayes.

Un equipo de la carretera encontró su cuerpo desnudo seis horas después, arrojado a unos ocho kilómetros de donde la habían visto por última vez. La habían estrangulado en otra parte y le habían roto la mandíbula y los dientes, según muestran los registros judiciales.

El ADN relacionó su muerte con los asesinatos de Daytona Beach.

Lori Napolitano, jefa del departamento forense del Departamento de Cumplimiento de la Ley de Florida, dijo que el perfil de ADN se relacionó con los de una base de datos genéticos utilizada por personas que intentaban encontrar parientes perdidos hace mucho tiempo y se estableció un enlace con Hayes.

Los investigadores pusieron a Hayes bajo vigilancia y dijeron que una colilla de cigarrillo se recogió subrepticiamente la semana pasada después de que él tomó un autobús. Las pruebas lo vincularon con los asesinatos y una muestra tomada después de su arresto lo confirmó.

Dijeron que las probabilidades son de 700 mil millones a 1 de que el asesino es alguien que no sea Hayes. Eso es 100 veces la población mundial.

“Ya no se trata de trabajar las calles. Funciona la tecnología, el ADN … Es un mundo nuevo y valiente”, dijo el fiscal estatal R.J. Larizza en el condado de Volusia.