Fisura anal: conoce los síntomas y causas

El conjunto de causas por las cuales puede ocurrir una fisura anal es relativamente grande

Fisura anal: conoce los síntomas y causas
Foto: shutterstock

Al ocurrir una fisura anal se produce una sensación constante e intensa de incomodidad para el afectado, que quizás pueda confundir con una hemorroides. A continuación, especificaremos los rasgos de la fisura anal para que puedas identificarla como tal.

¿Qué es una fisura anal?

Una fisura o desgarro anal es un desgarro diminuto en el tejido delgado y húmedo que recubre el ano. Ellas son muy frecuentes en los bebés pequeños, pero también pueden ocurrir en cualquier etapa de la vida.

La mayoría de las fisuras anales pueden abordarse con tratamientos simples, mayor ingesta de fibra o con baños de asiento.

Fisura anal
Foto: Unplash

Causas

Entre las razones más frecuentes por las cuales puede ocurrir un desgarro anal, mayoclinic.org suministra las siguientes:

  • Sexo anal
  • Parto
  • Evacuación de heces grandes y/o duras
  • Diarrea crónica
  • Estreñimiento y mucho esfuerzo durante la evacuación

Hay otro conjunto de causas que si bien se le relacionan con las fisuras anales, no son tan prominentes como las anteriores. Entre ellas tenemos:

  • VIH
  • Sífilis
  • Cáncer anal
  • Tuberculosis

Factores de riesgo

Existes determinadas acciones y fenómenos que aumentan la posibilidad de que ocurra una fisura anal. Entre estos factores de riesgo están los siguientes:

  1. Estreñimiento: El esfuerzo que acompaña la evacuación intestinal y la defecación de heces muy duras puede incidir en un posible desgarro.
  2. Sexo anal.
  3. Enfermedad de Crohn: Esta es una enfermedad intestinal inflamatoria que causa inflamación crónica en el tracto intestinal. Ella puede aumentar la sensibilidad del revestimiento anal, causando un posible desgarre.
  4. Edad.

Síntomas

Para terminar, señalaremos los síntomas característicos de las fisuras anales, que son los siguientes:

  • Dolor, de vez en cuando intenso, al momento de evacuar.
  • Dolor posterior a la evacuación.
  • Rastros de sangre en las heces o en el papel higiénico después de evacuar.
  • Grieta o grietas visibles alrededor de la piel del ano
  • Por último, es importante señalar que una fisura anal se considera crónica cuando no es tratada al término de las primeras 8 semanas, y frecuentemente necesita de tratamiento adicional.