La línea telefónica gratuita que quiere quitar el miedo a la deportación

Con este programa quieren evitar que otros sientan el miedo que ellos tuvieron al pisar otra vez el país que los vio nacer

La línea telefónica gratuita que quiere quitar el miedo a la deportación
Angel Méndez (derecha), deportado hace unos meses, ayuda vía telefónica a una mujer nerviosa ante la posibilidad de la deportación. Lo acompaña Adam Lessuck, un voluntario neoyorkino.
Foto: Gardenia Mendoza. / Impremedia

MÉXICO –Luz en la Noche, ¿Cómo lo puedo ayudar? ¿How can I help you?”. Del otro lado del auricular, una persona titubea. Resopla al teléfono y finalmente habla. Está aterrada como cada día de su vida, cada momento en que escucha cacarear la persecución de los inmigrantes indocumentados.

––Soy Juli–– decide por el español.

–– Mucho gusto Juli–– responde Angel.

Angel Méndez es un voluntario de la asociación civil New Comienzos. Llegó a la Ciudad de México hace apenas unos meses y se integró al proyecto “Luz en la Noche” que empuja la organización integrada por mexicanos repatriados de Estados Unidos.

Con este programa quieren evitar que otros sientan el miedo que ellos tuvieron al pisar otra vez el país que los vio nacer. ¡Había tantos prejuicios! ¡Tantas exageraciones negativas!

Para ello cuentan con la línea telefónica gratuita 1888 3430 938, a través de la cual, se puede llamar desde Estados Unidos. Juli habla de Nebraska, donde vive con su hijo de 16 años.

––Trabajo sin papeles y me hago las mismas preguntas todo el tiempo… ¿qué me puede pasar si regreso?––suelta.

––Primero que nada, tengo que decirte que viví en California e, igual que tú, no sabía dónde puedes llegar, en qué puedes trabajar, pero encontré una comunidad bilingüe que tiene conexiones para apoyarte a encontrar trabajo en muchas empresas, en call centers, en traducciones, en tecnología…

––Ay, qué bueno saber…

Juli se escucha más relajada, pero todavía dubitativa. En ese momento, Adam Lessuck, un neoyorkino quien también se ha voluntariado en la organización y hoy es el responsable de la capacitación para la atención de Luz en la Noche, toma la palabra con un marcado acento inglés.

––En México también hay tremenda cultura, museos, conciertos. Todo lo que tienes de bueno allá lo puedes tener aquí. Yo vivo aquí. Mi esposa trabaja: aquí también hay grandes oportunidades.

––Es duro al principio, como cualquier cambio––interviene Angel––pero tampoco es tan malo como se cree, como se dice.

––Es muy buena información la que me están dado–– comenta Juli––. Y tengo otra pregunta, ¿qué pasa con los seguros médicos?

––Puedes contar con el Seguro Popular y, si trabajas para una empresa como un call center, puedes tener el Seguro Social…

––También tengo miedo porque mi hijo no habla español y si le hacen bullying en la escuela va a ser complicado para él, ¿cómo son las escuelas?

––Hay muchas oportunidades para las universidades gratuitas y podría hacer una carrera. Aquí tenemos mentorías en español y podría convivir con otros estudiantes––precisa Adam.

––Me siento más tranquila, guys.

––Si tu situación no cambia, pero sigues ansiosa o tienes una crisis de ansiedad, no dudes en llamarnos: podemos contarte nuestras pequeñas historias de supervivencia. No pasa nada––agraga Angel.

––Gracias.

Juli cuelga el teléfono. No cuestionó sobre la inseguridad. En México hay asesinatos, balaceras, secuestros, robos… y los deportados saben qué responder sobre ese tema después de tomar un curso de capacitación sobre cómo hacer entender a quien vive en EEUU que la violencia salvaje es focalizada, en ciertas zonas.

Integrantes de la organización New Comienzos durante un curso de capacitación para atender las llamadas de posibles deportados desde EEUU.
Integrantes de la organización New Comienzos durante un curso de capacitación para atender las llamadas de posibles deportados desde EEUU.

“El objetivo es que del otro lado del teléfono escuchen también lo positivo,  que no están solos, que hay una comunidad donde hay amigos que ya pasaron por una deportación, y que se puede socializar y tener una vida normal”,  había dicho Adam.

New Comienzos ofrece alojamiento y vivienda en las primeras horas o días, oferta de empleo, ayuda sicológica, clases para español o inglés, certificación de idioma y, sobre todo, compañía.