1,3 millones de trabajadores más cobrarán “horas extra”

La nueva regulación deja fuera a millones de trabajadores que iban a ser cubiertos por la anterior Administración
1,3 millones de trabajadores más cobrarán “horas extra”
California y Nueva York cubren con sus reglas de horas extra a más trabajadores que la actualización federal./Archivo
Foto: Getty Images

A partir del 1 de enero los trabajadores que ganen menos de $35,568 anualmente tendrán derecho a cobrar horas extraordinarias, según ha dispuesto el departamento de Trabajo.

Actualmente el umbral está en $23,660 anuales.

Con esta revisión se actualiza una situación que ha permanecido ajena a los cambios salariales y el efecto de la inflación desde hace 15 años, con el consiguiente perjuicio para los trabajadores de bajos salarios. La Administración calcula que 1,3 millones de trabajadores podrán beneficiarse de una paga superior cuando a partir de las 40 horas de trabajo semanales.

El número de beneficiados es mucho menor que el que se preveía cuando bajo la presidencia de Barack Obama se elevó la cifra de corte a $47,476 anuales y la indexó a la inflación para que mantuviera con el tiempo su capacidad adquisitiva. Como muchas decisiones de la anterior Administración, poco antes de que entrara en vigor esta regulación en 2016 un juez de Texas la declaró inválida por ser “muy expansiva”.

En 2016 apenas el 7% de los trabajadores cobraban estas horas extraordinarias, muy lejos de los parámetros históricos. Desde el Instituto de Política Económica, EPI, se estima que la legislación Obama habría beneficiado a más de ocho millones de trabajadores.

La nueva regulación no incluye la actualización por inflación por lo que es razonable pensar que con el paso del tiempo, y si no se remedia, muchos de los actuales beneficiados dejen de serlo a poco que aumente sus salarios por acción de la oferta y la demanda o compensación por aumento de precios.

La básica actualización de las horas extraordinarias a nivel federal no afectan en general a las personas que están cubiertas por contratos colectivos firmados por sindicatos, que incluyen estos pagos, y los trabajadores en Nueva York y California que tienen reglas de bonificación de horas extras con umbrales salariales que rondan los $50,000 anuales.

Es este sentido se está siguiendo el mismo camino que con la subida del salario mínimo que ciudades y estados están elevando mientras que el federal se mantiene en el mismo lugar que se quedó hace una década.

La cifra de estos estados está más en línea con la cantidad a la que hubiera subido de forma natural esta obligación en el caso de que el corte salarial adoptado en 1975 se hubiera indexado a la inflación o aumento de precios. Este quedaría en aproximadamente $56,500 anuales.

Otros estados como Washington y Pensilvania están estudiando seguir los pasos de California o Nueva York a la hora de establecer nuevos umbrales más generosos que los establecidos desde la Administración federal.